Apecyl solicita la eliminación de la ecotasa

La patronal eólica regional entiende que este impuesto a la energía eólica se instauró cuando había primas a la producción que ya no existen

La Asociación de Promotores de Energía Eólica de Castilla y León (Apecyl) denuncia que la ‘ecotasa’, impuesto regional que desde 2012 grava la generación de energía renovable en Castilla y León, está ahuyentando a los inversores de energía eólica.

El secretario general de Apecyl, Eugenio García Tejerina, se muestra «satisfecho» por el repunte que parece vivir la energía eólica en Castilla y León. Aunque, lamenta que la política fiscal determinada por la Junta de Castilla y León limite «en gran medida» las posibilidades de las empresas que quieren construir sus parques en la Comunidad. «La ecotasa hace que la producción de energía sea más costosa y pone en desventaja a las empresas de aquí frente a otras regiones», señala.

Asimismo, García Tejerina asegura que la ecotasa eléctrica que entró en vigor en Castilla y León el 1 de marzo de 2012 tiene, a su juicio, «un planteamiento contrario a la fiscalidad verde a las directivas europeas en materia tributaria que buscan promover las energías renovables. Penaliza la generación eólica, que es buena medioambientalmente y deja fuera la de carbón o la nuclear».

Para la desaparición de esta fiscalidad, Apecyl propone a la consejería la creación de un «tramo regional» dentro de la factura de la luz que contemple este gasto y que supla la recaudación que generaba esta ecotasa. Esta situación también se ha dado en otras comunidades autónomas como es el caso de Extremadura, donde el Tribunal Constitucional anuló el impuesto al considerar que se producía una doble imposición con el Impuesto de Actividades Económicas.

La eólica, ingresos extra para los ayuntamientos

Además de los beneficios medioambientales que señala García Tejerina, la eólica supone una fuente de riqueza para Castilla y León. Los ayuntamientos en cuyos municipios se instale un parque eólico comenzarán a ingresar montantes que en algunos casos incluso llegan a sextuplicar los presupuestos ordinarios de los ayuntamientos. Además, continuarán ingresando, año tras año, importantes cuantías a través de impuestos de Bienes Inmuebles con Características Especiales (BICES) y Actividades Económicas.

Los alcaldes señalan que el beneficio no llega solo a los ayuntamientos. Hay que tener en cuenta que estos proyectos también influyen en la economía de los propietarios de las tierras en las que se instalan, ya que se realizan expropiaciones forzosas para pagar el terreno donde se ubicarán los molinos.

Fuente: El Día de Valladolid

29/05/2018
Fuente: 
Apecyl