Unas 3.000 personas siguen con dificultades para ver la televisión en Segovia a causa de un parque eólico

    Las interferencias comenzaron en 2004 con la instalación de los primeros aerogeneradores. Tras percibirse la degradación de la señal, los municipios se hicieron eco del malestar de sus vecinos y se iniciaron varias recogidas de firmas por iniciativa popular.



    El subdelegado del Gobierno, Juan Luis Gordo, requirió en diciembre de ese año un informe y que elaboró el jefe provincial de Inspección de Telecomunicaciones para medir la intensidad de la señal de TV en las localidades que manifestaron el problema. Gordo trató de intervenir ante el operador, Retevisión, y la empresa propietaria del parque, CESA, dado que existían divergencias para buscar una solución convenida, y “evitar así un contencioso que hubiera tardado en resolverse varios años”.



    Según la normativa de Telecomunicaciones, el operador es quien debe proporcionar la señal útil a las cadenas. Pero argumenta que la señal ya era deficiente antes de la instalación de los molinos. En todo caso, CESA, la empresa propietaria del parque, aportó 300.000 euros para ejecutar las inversiones necesarias y restablecer la señal a la situación anterior a la implantación de los molinos. Según recuerda la Subdelegación del gobierno, Telecomunicaciones manifestó su conformidad, pero matizó que “no garantizaba señales de calidad suficiente a toda la zona”. Tras elaborar un estudio sobre los niveles de intensidad de la señal, el subdelegado emitió un informe en el que concluye que “persisten los problemas de cobertura útil de señal en 18 localidades, afectando a 2.560 habitantes”.



    Sin embargo, el operador, Retevisión, defiende que ha cumplido su compromiso de restituir la señal a su valor original, algo con lo que ni los alcaldes afectados ni la Subdelegación están de acuerdo. Además Retevisión señala que se trata de un problema “de extensión de cobertura que en su día no abordaron los planes de extensión del Estado con las diputaciones” y que son las “administraciones locales y territoriales las que deben” afrontarlo. A la vez Telecomunicaciones ha presentado una solución técnica consistente en ampliar la potencia de algunos emisores e instalar otros nuevos. Todo ello lo valora en 130.000 euros: 90.000 para colocar uno nuevo en La Matilla, y 40.000 para mejorar el existente de Navafría, a los que habría que añadir los necesarios para Castrillo de Sepúlveda, Castroserracín e Hinojosa del Cerro.



  • Fecha de la noticia: 2006-03-01
  • Fuente: Apecyl
  • Ambito: Local
Activar notificaciones No, gracias