Posición de la SEO ante la energía eólica

    La producción de energía, incluida la procedente de fuentes renovables, no está exenta de ciertas consecuencias potencialmente peligrosas para la conservación de la naturaleza, por lo que existe la necesidad de equilibrar los riesgos y los beneficios y minimizar cualquier efecto medioambiental adverso, señala SEO/BirdLife.


    Según esta organización, “numerosos estudios indican que los principales efectos negativos de los parques eólicos sobre las aves son las colisiones con las aspas en movimiento, con la torre o con las infraestructuras asociadas, como las líneas eléctricas de evacuación, causas de mortalidad directa. Por su parte los rotores pueden causar lesiones debidas a las turbulencias que producen”.


    Por otra parte, los aerogeneradores suponen unas molestias que comportan que las aves los eviten e incluso pueden provocar que eludan utilizar toda la zona ocupada por el parque eólico. Si las aves son desplazadas de sus hábitats preferentes por esta causa y son incapaces de encontrar lugares alternativos, puede disminuir su éxito reproductor y su supervivencia, explican.


    Además, señala SEO/BirdLife, “los parques eólicos suponen una barrera para la movilidad de las aves, ya que fragmentan la conexión entre las áreas de alimentación, invernada, cría y muda. Los rodeos necesarios para esquivar los parques eólicos provocan un mayor gasto energético que puede llegar a mermar su estado físico. Este tipo de efecto puede darse tanto en el caso de un gran parque eólico lineal como por el efecto acumulativo de varios parques. Por último, la instalación de aerogeneradores e infraestructuras asociadas, como por ejemplo las líneas eléctricas de evacuación y los caminos de acceso, comporta transformación o pérdida de hábitat”.


    En opinión de SEO/BirdLife debe evitarse, aplicando el principio de precaución, la ubicación de parques eólicos en Zonas de Especial Protección para las Aves (ZEPA) y Áreas Importantes para las Aves (IBA), espacios declarados o propuestos de la Red Natura 2000 y espacios naturales protegidos. Además, “se evitará su colocación en otros espacios importantes para aves con un estado de conservación desfavorable en Europa. Así como en lugares situados a lo largo de las principales rutas y pasos migratorios, donde se concentran un gran número de aves, como por ejemplo los pasos de montaña o el Estrecho de Gibraltar”.


    A esto hay que añadir los hábitats en los que se conoce que la instalación de un parque eólico conlleva un alto riesgo de colisión para las aves (lo que debe ser evaluado en cada caso concreto a través de un análisis de riesgos). Los humedales y las cumbres de montaña son ejemplos de estas localizaciones especialmente críticas.


    “Cada administración, nacional, regional y local, debería llevar a cabo una Evaluación Ambiental Estratégica (EAE) de todos los planes y programas de implantación de energía eólica que potencialmente puedan producir efectos ambientales significativos ya sean terrestres, costeros o marinos”, afirman los conservacionistas.


    En opinión de SEO/BirdLife las administraciones públicas y la propia industria eólica, deben hacerse cargo de financiar investigaciones y seguimientos rigurosos e independientes, consultando con los expertos, para mejorar el conocimiento de los impactos de las instalaciones eólicas sobre la conservación de la naturaleza. Se prestará una especial atención a los parques eólicos marinos y a las rutas migratorias siguiendo un proceso interactivo de información a los responsables de las tomas de decisiones y se identificarán las localizaciones y el diseño más adecuados para los parques eólicos.


    “Los resultados de estas investigaciones deberían ser publicados en revistas científicas internacionales, incluyendo un resumen, preferiblemente en inglés, para asegurar su máxima difusión. La Comisión Europea o el Consejo de Europa deberían asegurar un fácil acceso a los resultados, por ejemplo a través de una página web.


    Aunque en diferentes puntos del presente posicionamiento se hace referencia a los parques eólicos marinos, SEO/BirdLife cree conveniente hacer hincapié sobre los mismos, ya que aunque en el momento de la adopción del presente documento de posición no existen parques eólicos marinos autorizados, ya se han presentado varios proyectos.


    Sin embargo, aún no ha sido declarada la Red Natura 2000 en el medio marino y existen grandes carencias de conocimiento sobre los posibles impactos que se pueden producir por estos desarrollos. Además hay que tener en cuenta que más del 60% de las especies de aves marinas que se reproducen en España se encuentran amenazadas.



  • Fecha de la noticia: 2006-05-15
  • Fuente: Apecyl
  • Ambito: Nacional
Activar notificaciones No, gracias