Medio Ambiente de Cantabria invierte casi un millón de euros en proyectos de energía solar térmica y fotovoltaica

    El consejero de Medio Ambiente, José Ortega, presentó recientemente los proyectos. De ellos, 23 han sido para la instalación de paneles de energía solar térmica, por un total de 571.582 euros. Los proyectos han sido valorados en función de su naturaleza, necesidad y conveniencia, la repercusión e interés social de la actuación, su adecuación del proyecto al Pliego de Condiciones Técnicas elaborado por el Departamento de Energía Solar del Instituto para la Diversificación y el Ahorro Energético (IDAE), la integración arquitectónica y paisajística de la instalación, la eficiencia y optimización energética del proyecto, el porcentaje de energía convencional sustituido por energía solar y la existencia de otras actuaciones documentadas e iniciativas de aprovechamiento de energías renovables de carácter público en el municipio.


    En el caso de los 13 proyectos aprobados para la instalación de infraestructuras para el uso de la energía solar fotovoltaica, en los que se ha invertido un total de 386.222 euros, Medio Ambiente ha valorado también el programa de reinversión de los beneficios generados por la instalación en actuaciones de carácter ambiental, si el sistema está conectado a la red general de energía eléctrica, y la inexistencia o escasa presencia de infraestructura eléctrica en la zona si se trata de un sistema aislado.


    El aprovechamiento térmico de la energía solar se realiza mediante colectores que concentran la radiación solar directa para calentar un fluido a altas temperaturas. Con esta fuente caliente se genera electricidad.


    En las centrales solares de alta temperatura, el fluido conductor, que puede ser aceite térmico, agua o aire, alcanza temperaturas de hasta 1.000 grados centígrados, lo que permite su uso para finalidades térmicas o para generar energía eléctrica. Las instalaciones solares de media temperatura, donde se consiguen temperaturas de hasta 400 grados centígrados, producen electricidad y distintas aplicaciones térmicas a nivel industrial.


    Los sistemas de baja temperatura, que son los que en este caso recibirán las ayudas, logran temperaturas entre 45 y 60 grados, suficientes para cubrir las necesidades de agua caliente sanitaria, calefacción o climatización de piscinas.



  • Fecha de la noticia: 2006-07-17
  • Fuente: Apecyl
  • Ambito: Nacional
Activar notificaciones No, gracias