Los propietarios de Prada de la Sierra esperan que los parques eólicos sean el motor que devuelva la vida al pueblo

    La asociación Nueva Prada de la Sierra comenzó su andadura hace ahora año y medio y está conformada por más de 60 antiguos propietarios de este pueblo, que a principios de los años 90, la Diputación Provincial daba por abandonado y desaparecido. Son propietarios que se encuentran repartidos por toda la geografía española y «algunos en Estados Unidos», según confirmaba el presidente de esta asociación Ernesto Morán.


    En todo este tiempo han contactado con la Administración provincial, con el Ayuntamiento de Santa Colomba de Somoza (municipio al que pertenece la localidad), con el Obispado de Astorga o la empresa de los parques eólicos; la junta directiva de la asociación dio cuenta ayer de todas estas reuniones, en las que se ha conseguido ya «la construcción de la nueva pista por parte de la compañía que explotará los tres parques eólicos, ya se va bien hasta la antigua era y estarán adjudicados los pastos y el coto de caza que hasta ahora había llevado el Ayuntamiento de Santa Colomba, una vez concluya el papeleo nuestro abogado».
    Pero sobre todo, los propietarios de Prada de la Sierra tienen su vista puesta en el enjambre de molinos eólicos que comportan los tres parques (El Pedrón, La Mallada y El Cerro Becerril). «Los responsables del la empresa nos han ofrecido que, si el Ayuntamiento colabora, ellos se comprometen a proporcionarnos la energía necesaria para dar luz al pueblo». «Ayudas tanto en dinero como en trabajo», apostilla.


    Son puntos muy importantes para volver a tener vida Prada de la Sierra, a la vez que animaron a aquellos propietarios que, aún conservan en pie sus viviendas, comiencen las restauraciones, «porque de nada sirve que nos pongan otra vez los servicios, si las administraciones no ven interés por nuestra parte». A partir de aquí, esperan que tanto el Ayuntamiento de Santa Colomba, como la Diputación devuelvan de forma oficial la vida al pueblo y se cree una junta vecinal que gestione toda esta batería de ingresos y servicios que desde hace 25 años estaban pasando por las arcas municipales.


    «Queremos que en nuestro pueblo, que en nuestras raíces volvamos a tener nuestra primera, segunda o tercera vivienda. Ya que Prada de la Sierra se abandonó porque a sus hijos, a nosotros nos echó la miseria y tuvimos que ir en busca de nuevos horizontes, pero nuestras propiedades están ahí».


    Todo un empuje de gentes que quieren resucitar su pueblo y que desde hace año y medio han comenzado a andar con todas las consecuencias, reuniones y hasta una romería en el alto de la Cruz del Ferro, precisamente donde se coge el camino que lleva a Prada la Sierra.



  • Fecha de la noticia: 2006-11-27
  • Fuente: Apecyl
  • Ambito: Local
Activar notificaciones No, gracias