Los distintos sistemas de regulación de renovables que conviven en Europa dificultan el cumplimiento de los objetivos energéticos

    Los sistemas de regulación europeos son REFIT y el de Cuotas + Certificados verdes. El más utilizado, y el que adopta España, es el REFIT que significa tarifas de introducción de energías renovables en la red y a través del cual los productores tienen derecho a inyectar toda su producción en la red para su redistribución. La ventaja de este sistema es que el precio o las primas están legalmente establecidas para cada tecnología y además garantizados durante un periodo de tiempo que puede andar entre los 10 y los 20 años.


    Los sistemas de certificados verdes sólo los aplican Italia, Inglaterra y Bélgica, y puede que se sume Suecia. En estos sistema el Estado es quien impone a las compañías eléctricas la obligación de que parte de la energía que suministren proceda de fuentes renovables.


    En España actualmente el apoyo al REFIT no está siendo capaz de impulsar energías renovables como la biomasa puesto que hace inviables los proyectos de inversión para los promotores. El pasado mes de noviembre se publicó una Ley de reformas para impulsar la productividad, entre las que se incluyen medidas prometedoras para el futuro de la biomasa, entre ellas se recoge el derecho de percepción de prima para la instalación de co-combustión; y por otro lado, se abre la posibilidad de que el KWh producido a partir de biomasa pueda optar a primas complementarias.



  • Fecha de la noticia: 2006-06-28
  • Fuente: Apecyl
  • Ambito: Nacional
Activar notificaciones No, gracias