La Junta de Castilla y León rechaza ampliar el parque eólico de Barruelo y Brañosera, en Palencia

    El proyecto contemplaba la instalación de 13 aerogeneradores de 850 KW, que supondrían una potencia total de 11,05 MW. Los aerogeneradores tendrían un rotor tripala de 52 metros de diámetro, montados en torre tronco-cónica tubular de 55 metros de altura. La ampliación se hubiese ubicado muy cercana a la localidad de Vallejo de Orbó, en dirección sureste hasta alcanzar el alto del Terena.

    Una noticia que han comunicado desde la Asociación Ecologista La Braña, que precisamente fue fundaba en 2001 con el fin primordial de oponerse a la citada instalación. La resolución se une a las establecidas ya en 2004 por la Dirección General de Patrimonio Cultural, que emitió informes en los que afirmaba que “afectaba claramente de forma negativa al patrimonio cultural de la zona”.

    “El proyecto de ampliación se puede dar por terminado. Nos complace enormemente que, tras siete años, la Consejería de Medio Ambiente haya cambiado de opinión, denegando esta industria que a todas luces era manifiestamente ilegal”, comentan desde La Braña.

    Entre los motivos que la Junta argumenta están “la afección relevante a incendios forestales, la superación de los límites de ruido permitidos por la ley y el impacto en el paisaje”. Además, destacan su ubicación en una zona de alta sensibilidad medioambiental, colindante con el Parque Natural de Fuentes Carrionas, que es zona de sensibilidad extrema, lugar de interés comunitario, zona de especial protección para las aves y zona de recuperación del oso pardo cantábrico.

    Se ha tenido en cuenta la incidencia negativa sobre los monumentos y los Bienes de Interés Cultural, auténticas joyas del Románico, como los templos de Valberzoso, Revilla, Canduela, Cillamayor, Villavega, Matalbaniega, Aguilar, etc. Así, el proyecto de ampliación de El Pical en el municipio de Brañosera supone “una adición de efectos sinérgicos que afectarían a la contemplación de Bienes de Interés Cultural”.

    En la resolución firmada por la consejera de Medio Ambiente, María Jesús Ruiz, concluyen que “la instalación prevista actuaría en detrimento de los valores históricos y culturales de los monumentos incluidos en el ámbito denominado Espacio Cultural Románico y del paisaje donde se enclavan, que forman parte de la lista indicativa del Consejo del Patrimonio Mundial ante la UNESCO”.

    Motivos que, según la Asociación Ecologista La Braña, “son los mismos que en su día esgrimimos para oponernos a la instalación de El Pical”. Por ello se preguntan, «qué razones han impedido ahora su ampliación, y que no impidieron la construcción de la central en su día, siendo como son, las mismas. El tiempo pone a cada uno en su sitio, y nos ha dado la razón”.

    También recuerdan que “esta central eólica es la única operativa en toda la Montaña Palentina. Hace ocho años había peticiones para instalar más de 1.000 molinos en el norte de la provincia. Hoy, los de Barruelo y Brañosera son los únicos que deforman el paisaje de la Montaña, han destruido patrimonio arqueológico y permanecen ofendiendo a nuestro patrimonio cultural, natural y paisajístico. Triste legado el de las anteriores corporaciones locales, que permitieron una ilegalidad y negociaron el peor acuerdo posible con los promotores”.

    Finalmente, el colectivo ecologista se reserva la adopción de cuantas medidas estime oportunas para iniciar las acciones legales que crea convenientes, y felicitan a la nueva consejera de Medio Ambiente por “haber hecho justicia al adoptar esta decisión”.



  • Fecha de la noticia: 2008-04-17
  • Fuente: Apecyl
  • Ambito: Local
Activar notificaciones No, gracias