La industria fotovoltaica crece a un ritmo anual del 40%

    La energía fotovoltaica está lista para asumir el importante papel que le corresponde en el cambio de modelo energético. Con un ritmo de crecimiento anual del 40% (2003-2004) y que, sin duda, será superado en 2005, esta tecnología sitúa a España entre las primeras potencias mundiales por la importancia de su industria aunque no por la potencia instalada que, lamentablemente, no guarda relación con el nivel de insolación que disfrutamos respecto a otros países.


    Incrementar la investigación
    ASIF afirma en su informe que “el elevado coste inicial y el consecuente coste del kWh solar es, en estos momentos, la única sólida razón por la que la excepcional conversión directa de la energía solar en electricidad no sea usada de forma masiva”. Añade el documento que “la vía imprescindible para que esta energía llegue a tener costes más bajos es conseguir un crecimiento continuo y sostenido de su mercado y seguir con una investigación tecnológica permanente”. En este sentido se reclama un incremento de forma notable del apoyo al I+D+i, al que ya están dedicados más de 170 investigadores en nuestro país.


    El profundo análisis del sector que supone este documento no obvia ninguno de los temas que tiene planteados la energía fotovoltaica pero pone el acento en los temas medioambientales y recuerda que la transformación directa de la energía solar en electricidad no produce emisiones ni el resto de impactos ambientales que conlleva el empleo de las tecnologías convencionales. Además la fotovoltaica puede producir “una energía renovable en el mismo punto donde se necesita, integrada en el contexto donde se instala; es modular, fácil de diseñar, acoplar y montar.” En cuanto a los aspectos económicos el Informe ASIF 2005 considera fundamental “el mantenimiento del RD 436/2004, que ha dado a la mayoría de los inversores la seguridad de que van a tener una rentabilidad razonable”, pero también reclama que se cubran los vacíos legales “pues podemos decir que la incompleta legislación fotovoltaica es el mayor problema actual con el que se enfrenta el desarrollo de esta energía renovable en España”. En este sentido se insiste en la necesidad urgente de adaptar al nuevo contexto los procedimientos –cuya complejidad no es coherente con la potencia de las instalaciones– y las normativas administrativas, técnicas y de relación con las empresas distribuidoras.


    Respecto al Plan de Energías Renovables, recientemente aprobado por el Consejo de Ministros, ASIF considera que se trata de un documento que “recomienda acciones muy oportunas y proporciona unos objetivos suficientemente ambiciosos para ilusionar al sector”. Estos objetivos, que han pasado de los 144 MW previstos por el anterior Plan de Fomento para el año 2010 a 400 MW, son, según ASIF, “suficientes para ser un reto” pero apunta que podrían haber llegado hasta los 1.000 MW dado el recurso y la capacidad industrial con los que contamos en España. Llegar desde los actuales 37 MW a esos 1.000 MW supondría un crecimiento anual del 100% que el sector considera factible.


    Por último, el informe se refiere a la existencia de una inflación de peticiones de puntos de conexión y permisos previos, que está transmitiendo a la sociedad la falsa impresión de que se está instalando a un alto ritmo, lo cual no corresponde a la realidad pues muchas de estas iniciativas no se traducen en proyectos porque las dificultades y riesgos son todavía altos, y no todos los proyectos alcanzan su viabilidad. “Este ‘globo’ no debe hacernos bajar la guardia”.



  • Fecha de la noticia: 2005-11-04
  • Fuente: Apecyl
  • Ambito: Nacional
Activar notificaciones No, gracias