La FSA avala la gestión del alcalde de Villanueva de Oscos en la polémica de los parques eólicos

    La Federación Socialista Asturiana (FSA) ha llamado al orden a los alcaldes de los Oscos por sus desavenencias sobre los parques eólicos. El dirección regional se puso ayer en contacto por teléfono con el regidor de Santa Eulalia, Marcos Niño, y con su homólogo de Villanueva, José Antonio González Braña, para exigirles que traten sus diferencias en el seno del partido. «La FSA ha hablado con los implicados. Se les ha dicho que procuren que este asunto deje de ser una discusión pública», relató ayer a LA NUEVA ESPAÑA el portavoz del PSOE en la Junta General del Principado, Fernando Lastra.
    El toque de atención de la FSA se produce un día después de que Niño, vocal de la ejecutiva socialista asturiana, pidiese públicamente al partido un castigo para González Braña por su «traición» al haber roto unilateralmente el pacto comarcal de los alcaldes de Oscos-Eo según el cual no tomarían ninguna decisión sobre los proyectos de nuevos parques eólicos en el territorio hasta el 8 de septiembre.
    «El asunto se tratará en privado y en el grupo interno del partido», dijo ayer Lastra. «Les hemos pedido a las partes implicadas que por favor adopten una postura de prudencia y discreción, y que se guarden este tipo de exposiciones públicas. Ésta no es la forma de trabajar de la FSA», comentó el portavoz de los socialistas en la Junta, haciendo referencia a las declaraciones de Marcos Niño, quien afirmó sentirse «decepcionado y defraudado» por la «postura egoísta» de su homólogo de Villanueva, a la vez que solicitó públicamente la intervención de la Federación Socialista Asturiana: «Alguien tiene que hacer algo ya; no puede saltarse a la torera un pacto y que no pase nada».
    Sin embargo, la FSA no está por la labor de intervenir ni de corregir actitudes municipales, al contrario. El partido ha defendido la «legitimidad» del acuerdo plenario de Villanueva de Oscos en el que se aprobó la firma de un convenio con Terranova Energy Corp para la instalación de los parques eólicos de Grallas y Ouroso. Esta última instalación energética constituye el centro de la polémica, al haberse proyectado en el límite entre Villanueva, Santa Eulalia y Taramundi.
    «Hay intereses municipales en los que no entra el partido», manifestó ayer Fernando Lastra. «Los ayuntamientos se gobiernan desde las casas consistoriales y la FSA no corrige la gestión municipal de nadie», añadió el diputado socialista, aclarando que la dirección del partido no va a entrar a analizar la decisión del Pleno de Villanueva, al considerarla «legítima» y «fuera de nuestras competencias».
    El debate eólico estalló cuando González Braña confirmó la semana pasada a LA NUEVA ESPAÑA su cese al frente del Ceder Oscos-Eo, la plataforma comarcal que gestiona los fondos «Leader», forzado por el resto de alcaldes socialistas, quienes le reprocharon la ruptura del «pacto eólico». En aquel momento el regidor de Villanueva expuso su «respeto» a la posición de sus compañeros, a la vez que defendió la firma del convenio con Terranova, basándose en «presiones» de la propia empresa, los vecinos y su grupo municipal. González Braña también confesó entonces sentirse «solo, tocado y hundido». Por su parte, Niño criticó el modo de proceder «por detrás» del alcalde de Villanueva, cuando «todos teníamos que haber negociado en septiembre».
    Al margen del desencuentro político, al debate se han ido sumando los opositores y defensores de los aerogeneradores. De un lado, la asociación Noada-Lande, que pugna por la «implantación racional» de eólicos en la comarca; del otro, los propietarios de montes, constituidos en la asociación Desarrollo Rural Energético del Occidente, que llaman «golpistas» a los críticos del acuerdo entre Villanueva de Oscos y Terranova.



  • Fecha de la noticia: 2006-08-24
  • Fuente: Apecyl
  • Ambito: Local
Activar notificaciones No, gracias