La energía renovable produce el 60% de la electricidad que se consume en Navarra

    El éxito del modelo navarro de electricidad limpia ha sido posible gracias a una férrea voluntad de su Gobierno foral, que elaboró en 1995 un plan de energía que ha sentado las bases de un desarrollo eólico inusitado. En la actualidad, este impulso se concreta en 34 parques en funcionamiento y 1.100 aerogeneradores, con una potencia instalada de 900 MW, lo que representa el 10% del conjunto de España. El Gobierno foral presume de que su comunidad tiene más megavatios eólicos que países enteros como Austria, Francia, Grecia, Suecia o Irlanda.



    El Gobierno navarro ha podido dar un enorme crédito a la energía eólica gracias al consenso sobre los mejores emplazamientos posibles para los molinos de viento y la elaboración de estudios de impacto ambiental en colaboración con empresas y municipios.



    «En Navarra, hay épocas del año en que paramos el funcionamiento de los aerogeneradores cuando hay migraciones de las aves», explica Javier Belarra, jefe del gabinete de la Consejería de Industria navarra. La protección de las aves ha hecho que se hayan trasladado y recolocado seis de los 1.100 molinos, para dar plenas garantías de que no habrá colisión de las aves con las aspas.



    Los procedimientos legales para autorizar un parque eólico en la comunidad de Navarra se inician con la presentación del proyecto a cargo de la empresa, que elige una zona aproximada. Sin embargo, es el Gobierno navarro el que tiene la última palabra y hace de último filtro para prevenir todos los impactos territoriales, agrega Javier Belarra.



    Los parques eólicos tienen buena fama en Navarra, a diferencia de las controversias que suscitan en comarcas del sur de Catalunya. En este sentido, una decisión clave fue colocar el primer parque eólico navarro – el de El Perdón- en un lugar bien visible, en las inmediaciones de Pamplona, en una zona en donde reside la mitad de la población navarra. «Lo hicimos para que la ciudadanía viera que no teníamos nada que esconder, y que ésta era una apuesta de futuro», dice el portavoz del Gobierno navarro.



    Los parques eólicos no sólo son un modo de producir electricidad limpia, sino que se han convertido en un elemento turístico, pues atraen a los ciclistas y a los excursionistas e, incluso, sirven para hacer pedagogía entre los escolares. La Consejería de Industria cree, además, que son un elemento de desarrollo rural. Navarra ha diversificado su tejido industrial con un nuevo sector emergente compuesto por 70 empresas, que dan empleo a unas 3.500 personas. El gran éxito ha venido sobre todo de la mano de la empresa EHN – que activó el propio Gobierno-, ahora Acciona Energía.



    La comunidad foral genera con fuentes renovables el 60% de la electricidad que consume gracias a su relativa baja población, unas 500.000 personas. En el 2004, se produjeron 7.130 gigavatios hora de electricidad, que se quedan en 4.336 gigavatios hora si se restan los 2.794 gigavatios que se exportan a otras comunidades. Y, dado que la producción renovable fue de 2.581gigavatios, esto supone el 60% del consumo total.



    Concretamente, la energía eólica supone el 70,6% de la producción renovable, mientras que las centrales minihidráulicas aporta el 21%. El resto procede de la biomasa – puesto que existe una planta que quema paja- y la solar fotovoltaica.



    Navarra cuenta con 900 MW eólicos, pero espera alcanzar los 2.155 MW en el 2010, lo que le permitiría que la generación de electricidad verde alcance el 100% del consumo.



    Los datos contrastan con los de Catalunya, que, pese a ser pionera – al acoger el primer parque eólico en 1983-, hoy sólo tiene ocho parques y 144 MW de potencia instalada. Catalunya es la décima comunidad autónoma en el ranking y aporta sólo un 1,43% de la potencia eólica de España. En esta comunidad hay ahora dos centrales en construcción (78 MW) y tiene autorizados 35 proyectos, que han tenido como principal obstáculo la conexión a la red eléctrica (1.086 MW).



    Pero el desacuerdo en el seno del actual Govern es total sobre los nuevos pasos que seguir. Así, el conseller primer de la Generalitat, Josep Bargalló, replicó el pasado viernes unas declaraciones del conseller de Treball, Josep Maria Rañé, en las que este último anunció que no se obstaculizará el relanzamiento de la energía eólica en las zonas en las que legalmente es factible.



    Bargalló le replicó que la Generalitat elaborará una nueva normativa que regulará la implantación de parques eólicos para que no se concentren en las Terres de l´Ebre, pues estas comarcas «soportan entre el 50% y el 60% de la producción eólica». Sectores empresariales y Ecologistes en Acció han reclamado al Govern un verdadero apoyo a la energía limpia.



  • Fecha de la noticia: 2006-02-28
  • Fuente: Apecyl
  • Ambito: Nacional
Activar notificaciones No, gracias