La directora de la Oficina Española de Cambio Climático asegura que la economía española es medioambientalmente ineficiente

    «No es un dato que nos deba satisfacer, porque significa que la demanda de energía sigue siendo mayor que la creación de riqueza y seguimos siendo ineficientes, pero ha habido una contención importante del consumo de carburantes y es un buen indicio de que vamos en la senda correcta», añadió. La entrada en vigor del marco regulatorio derivado del Protocolo de Kioto desaceleró en 2005 el consumo energético pero no redujo las emisiones de Gases Efecto Invernadero (GEI), causantes del cambio climático, porque la sequía aumentó la generación con centrales térmicas.



    Con todo, Ribera destacó que 2005 fue «un año capital» para el cumplimiento del Protocolo de Kioto, pues se logró aplicar «con toda normalidad» el nuevo marco regulatorio de control y reducción de emisiones de GEI y marcar «una cierta inflexión» en el aumento de la demanda energética. Este esfuerzo de la industria por reducir sus emisiones de GEI también se ha evidenciado en la compra-venta de derechos de emisión, que el pasado año generó un negocio de 32 millones de euros y que el pasado enero alcanzó la cifra récord de ocho millones de toneladas.



    «Generar un riesgo al sistema climático tiene un coste, cosa que antes no existía; eso va a modular el comportamiento de todo el mundo», apostilló. Recordó que quedan unas doscientas industrias por inscribirse en el registro de emisiones de GEI, casi todas pequeñas pues no suman en conjunto el 10 por ciento de las emisiones y advirtió de que este incumplimiento -cuyo plazo finaliza el 31 de abril- acarreará graves sanciones, incluido el cierre.



    Respecto a las corporaciones locales y los consumidores, Ribera señaló que generan el 56 por ciento de las emisiones de GEI y alertó del «despilfarro» que supone que la vivienda española consuma un 40 por ciento más de energía que la europea por su ineficiente aislamiento.



    Enfatizó que una inversión de sólo 2.400 euros en el aislamiento de la vivienda reduciría en un 40 por ciento la factura energética de un familia y criticó que el ‘boom’ inmobiliario español no haya reducido este «despilfarro energético que no nos podemos permitir». El Gobierno aprobará en breve un código técnico de edificación que pretende reducir de un 20 a un 35 por ciento el consumo energético de los sistemas de calefacción o refrigeración.



    Por su parte, el responsable WWF-Adena para el cambio climático, Heikki Willstedt, dijo a Efe que el primer año de aplicación del Protocolo de Kioto «ha sido flojo» por el «importante retraso» en la aplicación de medidas de eficiencia energética e incentivo de las energías renovables, sí como por la sequía, y recordó que «no queda mucho tiempo» para cumplir la reducción de emisiones comprometida.



    «Es necesario transmitir esa urgencia a la sociedad y hacer del ciudadano un aliado en la reducción de emisiones que, no es otra cosa que la reducción del consumo energético, que también tiene repercusiones económicas, porque si consumimos menos, ahorramos dinero», concluyó.



  • Fecha de la noticia: 2006-02-24
  • Fuente: Apecyl
  • Ambito: Local
Activar notificaciones No, gracias