La Bionergía, una realidad y un futuro para Castilla y León

    Entre la heterogeneidad de orígenes para la bioenergía pueden destacarse ejemplos como los residuos agrícolas o ganaderos, subproductos forestales o la fracción orgánica de los residuos urbanos. Para Castilla y León, la riqueza en recursos agrarios, forestales y los generados en sus industrias asociadas, representa una oportunidad para crear actividades empresariales entorno a esta fuente de energía renovable y una importante opción de desarrollo para el mundo rural.

    Entre las características relevantes de los proyectos bioenergéticos está su patrón común de gestión, con etapas de generación u obtención, transformación en biocombustible, distribución y logística, conversión en energía y uso final. En términos de definición de su escenario, este sector está inserto en un complejo entramado de precios, normativas, libre comercio internacional, competencia con otros usos (alimenticios o no), imagen publicitaria, políticas agrarias o rurales, costes ambientales, diversificación, recursos autóctonos, alternativas agrícolas, tecnologías de todo tipo, canales de distribución, etc.

    En el caso de los biocombustibles, se trabaja en temas de normalización de calidades y para definir un marco legal estable entorno a su aplicación en transporte. Por otro lado, los cultivos energéticos introducen mejoras tecnológicas en las explotaciones agrícolas y pueden constituir un incentivo para el mundo rural. En la actualidad la implantación de la bioenergía en Castilla y León se traduce en 17 instalaciones eléctricas que totalizan una potencia próxima a 27 MWe. Por otro lado, las aplicaciones térmicas superan los 167 MWt, destacando como proyectos significativos dos redes de calefacción centralizada.

    En cuanto a las plantas de biocarburantes ya existe entre construidas y en construcción una capacidad de producción de 98.000 t/año de biodiesel en 4 plantas y 345.000 m3/año de bioetanol en otras 3 plantas.Las plantas en proyecto o en estudio hasta 2020, hacen prever una capacidad de producción en el futuro próxima a 273.000 t/año de biodiésel y 150.000 m3/año de bioetanol.

    Respecto a la distribución de biocarburantes, son ya unas 70 gasolineras las que suministran biodiésel mezclado con gasóleo de automoción, aunque este número se va incrementado rápidamente.De estas, destacar que en conjunto y en empleo directo, ocuparán a un total de 350 personas, movilizarán inversiones por valor de 370 millones de euros y una cantidad de 325.000 t/año de semillas oleaginosas y 1 millón de t/año de cereales.

    El apoyo financiero público a las instalaciones de biomasa a pequeña y mediana escala, se considera que todavía sigue siendo un interesante acicate para su desarrollo, no en vano en los últimos tres años se han destinado mas de dos millones de euros.

    En la actualidad tienen especial consideración los sistemas de calefacción automatizados y la distribución de biocombustibles. En el futuro inmediato se prevé continuar con dicha iniciativa de apoyo económico, si bien los proyectos objetivo de impulso pueden ir adaptándose a la evolución del sector



  • Fecha de la noticia: 2008-04-09
  • Fuente: Apecyl
  • Ambito: Local
Activar notificaciones No, gracias