Industria remite a la CNE el nuevo decreto de la industria fotovoltaica

    El recorte de primas a la fotovoltaica atenuará la especulación en torno al sector y ahorrará al Estado en torno a 415 millones de retribución al año. En 2008 se destinarán 800 millones a primas fotovoltaicas, y en 2009 la retribución será de 915 millones, frente a los 1.330 millones que se habrían destinado en un escenario de continuidad.

    La nueva regulación asignará primas distintas en función de si las instalaciones son de techo (en lo alto de edificaciones) o de suelo, con el objetivo de incentivar las primeras. Además, las instalaciones tendrán que presentar un aval de 50.000 euros por cada megavatio (MW) instalado, lo que contribuirá a reducir la especulación.

    Las instalaciones de techo tendrán una potencia máxima de 2 MW, de modo que el aval mínimo será de 100.000 euros, mientras que la potencia instalada máxima de las de suelo será de 10 MW, lo que obligará a depositar 500.000 euros en la Caja General de Depósitos.

    En cuanto a las primas, las de techo se reducirán un 26%, de 45 a 33 euros por megavatio hora (MWh), mientras que la de suelo pasarán de 45 a 29 euros por MWh, lo que supondrá un descenso del 35%. Además, para 2009 se impondrá un techo de 300 MW a la instalación de paneles fotovoltaicos. Para asignar esta potencia, se crearán cada año cuatro registros trimestrales, de 75 MW cada uno.

    Si un trimestre hay solicitudes para más de 75 MW, se reduce un 2,5% la prima -la caída podría ser del 10% al cabo de cuatro trimestres-. El porcentaje de bajada de primas al final de cada año, si se produce, equivaldrá al porcentaje de subidas del techo de potencia. Como ejemplo, si en 2009 se recorta un 10% la prima porque ha habido mucha demanda, en 2010 se podrán instalar no sólo los 300 MW del techo, sino un 10% más, esto es, 330 MW.

    Para incentivar a las instalaciones de techo frente a las de suelo, Industria no sólo dedicará primas más generosas a las primeras, sino que intentará que de los 300 MW de instalación máximo a al año 200 MW correspondan a tejados. A los edificios se les exigirá que parte de la electricidad generada vaya destinada a la propia alimentación eléctrica del inmueble.

    El decreto, que se aprobará probablemente tras el verano, incluye además una cláusula que contempla la posible revisión al alza de las tarifas en caso de que concurran circunstancias como una fuerte subida de los costes. Junto a esto, establece un registro de instalaciones fotovoltaicas antes de su desarrollo, en el que se harán constar la autorización administrativa, la licencia de obra, los avales y los puntos de conexión a la red.

    En cuanto al Plan Renove de cogeneración, Industria explica que antes del 31 de diciembre desarrollará este mecanismo mediante una orden ministerial. El plan tendrá como objetivo aumentar la vida de las instalaciones de cogeneración y mejorar su rendimiento. En el texto se establecerán las medidas económicas para alcanzar los objetivos del Plan de Acción 2008-2012.

    Este plan de acción está incluido en la Estrategia de Ahorro y Eficiencia Energética 2004-2012, y toma como base el mejor rendimiento de las instalaciones, el incremento de su vida y la inversión necesaria. El decreto tiene ahora que pasar por el trámite de la Comisión Nacional de Energía y, posteriormente, una vez superado debe ser remitido al Consejo de Estado.

    Las asociaciones empresariales representativas del sector han mostrado fuertemente su posición contraria a la propuesta legislativa del Real Decreto, debido al recorte de retribución y a las cuotas que fija el decreto de nueva instalación de capacidad. Según las empresas, la aprobación del Real Decreto, conforme a sus previsiones, abocaría a una fuerte reconversión del sector.



  • Fecha de la noticia: 2008-07-23
  • Fuente: Apecyl
  • Ambito: Local
Activar notificaciones No, gracias