Greenpeace pide que se certifique el origen de toda la electricidad, no solo la de la renovable

    Greenpeace recalca la necesidad de desarrollar un único mecanismo de Garantía de Origen de la Electricidad, en el que se incluyan las disposiciones para garantizar la electricidad de origen renovable y la de cogeneración, pero que permita establecer un adecuado etiquetado eléctrico que aporte la necesaria transparencia para que el consumidor tenga información fiable, en todos los casos, sobre el origen y el impacto ambiental del producto que adquiere, es decir, de la electricidad. La organización ecologista ha hecho llegar a la Comisión Nacional de Energía sus alegaciones al «Proyecto de Real Decreto de regulación de la garantía del origen de la electricidad procedente de fuentes de energía renovables», que ha sido remitido por el Secretario General de la Energía al Consejo Consultivo de Electricidad por trámite de urgencia.



    «Resulta difícil de justificar que para la electricidad de origen renovable sí se establezca un mecanismo de certificación, un registro y un órgano certificador, y para el resto de la electricidad se deje al arbitrio de las compañías comercializadoras de electricidad el elaborar la información que deben facilitar a sus clientes. Lo más transparente y fiable es que el mecanismo, el registro y el órgano fuese el mismo para toda la electricidad», ha declarado José Luis García Ortega, responsable de proyectos de la Campaña de Energía de Greenpeace.



    Greenpeace cree que los certificados de garantía de origen renovable pueden servir para que el consumidor tenga certeza de que si ha optado por adquirir energía de origen renovable, ésta lo sea realmente, pero es imprescindible que estos certificados vayan unidos a la misma electricidad en toda transacción comercial, y por tanto no puedan ser negociables por separado de la electricidad que certifican.



    «Lo que se necesita es garantizar de dónde viene la electricidad que uno elija comprar, no crear un mercado paralelo de certificados. El certificado de origen renovable sólo puede ser obtenido por quien realmente produce y vende energía renovable, no debe acabar en manos de quien está vendiendo energía sucia, que lo podría utilizar para ocultarla y engañar al consumidor», ha añadido García Ortega.



    Greenpeace continuará alentando la campaña «QUEREMOS SABER de dónde viene la electricidad, PARA PODER ELEGIR energía limpia», para lograr que el Gobierno cumpla el mandato legal de aprobar un etiquetado eléctrico uniforme y fiable que informe al consumidor sobre el origen e impacto ambiental de toda la electricidad.



  • Fecha de la noticia: 2006-02-02
  • Fuente: Apecyl
  • Ambito: Nacional
Activar notificaciones No, gracias