Gamesa Eólica invertirá 190 millones para reforzar su base industrial en EEUU y China

    Acompañando a Basagoiti, el nuevo consejero delegado, Guillermo Ulacia, que desde diciembre sustituye a Iñaki López Gandásegui -el actual dueño de la filial aeronáutica- fue el encargado de dar a conocer algunas de las decisiones concretas de negocio durante 2006 de Gamesa Eólica.
    Esta sección, que nació en 1994 como ensambladora de aerogeneradores, dispone actualmente de una amplia gama de aplicaciones, desde la promoción, construcción y venta de parques eólicos hasta el diseño, ingeniería, fabricación y comercialización de turbinas.


    Concretamente, esta unidad cerró 2005 con 1.767 megavatios (MW) vendidos, un 11% más que la facturación del año anterior.
    Tras la segregación el pasado año de los negocios aeronáutico y de servicios, por 45 y 170 millones de euros respectivamente, la compañía invertirá 190 millones de euros en 2006 en el mercado eólico, al mismo tiempo que potenciará su base industrial en el exterior.


    Además de apostar por el mantenimiento de las 25 plantas de fabricación de aerogeneradores en el mercado español, dicha partida económica también irá dirigida a la construcción de ocho centros industriales y de producción en Estados Unidos, China y Europa.


    En palabras de Basagoiti, 2005 fue el año de la internacionalización con la construcción de las primeras instalaciones industriales fuera de España, concretamente una planta de fabricación de palas (en tecnología de fibra de carbono) en el estado de Pensylvania, operativa desde enero.


    Los planes estratégicos de Gamesa incluyen la edificación de otras tres fábricas en Norteamérica de ensamblaje de aerogeneradores y fabricación de palas y torres, con una inversión de 70,3 millones de euros.


    La emergente economía china también ocupa un lugar preferente en Gamesa; precisamente en 2005 decidió crear una cabecera de promoción eólica (Gamesa Energy China) para potenciar una cartera de pedidos energéticos a lo largo y ancho del gigante asiático. Esta apuesta viene impulsada por una nueva ley aprobada en 2005 por las autoridades chinas que permitirá alcanzar los 20.000 MW eólicos instalados en el año 2020.


    Al actual proceso que se está desarrollando para instalar una fábrica de palas, se sumará otra instalación de montajes con una inversión de 40 millones de euros.


    Para completar su apuesta por reforzar su presencia en el exterior, Gamesa invertirá entre 30 y 60 millones de euros en Portugal para la construcción de tres factorías industriales de fabricación de palas, torres y aerogeneradores.
    La inversión global de 190 millones de euros forma parte de un plan estratégico global para desarrollar en tres años (2006-2008) que incluye dos líneas, consolidar un crecimiento sostenido en torno al 10% y la apuesta por el desarrollo tecnológico, valorando que «las energías renovables están en un camino imparable». Además de informar de las actuaciones a corto plazo y del reparto de un dividendo bruto por acción de 0,16 euros, el presidente también tuvo que desmentir ciertos rumores en torno a una posible desinversión por parte de BBVA del capital de Gamesa.


    Basagoiti aseguró que el accionariado actual de la multinacional (la Corporación IBV, un holding participado al 50% por BBVA e Iberdrola, posee el 25,77% del capital) es «estable y con vocación de permanencia» en el negocio.
    No obstante, y en referencia a los rumores ya desmentidos del lanzamiento de una posible OPA por parte de Acciona, Basagoiti indicó que dos tercios del negocio de Gamesa cotizan en Bolsa, por lo que «cualquiera empresa interesada puede entrar o salir» de la multinacional alavesa.



  • Fecha de la noticia: 2006-05-26
  • Fuente: Apecyl
  • Ambito: Nacional
Activar notificaciones No, gracias