El viento tira del mercado de trabajo

    El Ayuntamiento de Andújar (Jaén) ha anunciado esta semana la puesta en marcha de cinco proyectos empresariales basados en energías renovables, que crearán 300 puestos de trabajo y propiciarán una inversión de 85,5 millones de euros. En concreto, se trata de una planta de biodiésel del grupo SOS Cuétara, otra de biomasa de la empresa Aldebarán, el proyecto de huertos solares de Proasego, una fábrica de huertos solares de Albiasa Solar y una planta de energía fotovoltaica del grupo alemán Ansasol.

    Ésta es sólo una muestra del buen momento que atraviesa la energía verde en España, un sector que ha creado más de trescientas empresas a partir del año 2000. Una de estas jóvenes compañías es Solaria. Con apenas seis años de vida, esta empresa de paneles fotovoltaicos afronta 2008 con la ignorancia infantil de no saber dónde está la actual crisis en el empleo: la firma planea ampliar su planta solar de Puertollano (Ciudad Real), para lo que se necesita incorporar a 200 personas; en La Rioja inicia su actividad con unas previsiones de contratación de 700 profesionales, y en Almaden (Ciudad Real) precisa 250 empleados más para poner en marcha una nueva delegación.

    La demanda de personal también es una constante en las grandes firmas del sector. Acciona Energía prevé contratar a 324 empleados a lo largo de 2008, siguiendo la tendencia que mantuvo el año pasado, cuando incorporó a su línea de negocio a 449 trabajadores. Iberdrola Renovables, por su parte, contratará en 2008 a cien personas para los puestos de gestores de proyectos, especialistas en instalaciones eléctricas, en recursos energéticos y operaciones de parques, con las titulaciones de ingenieros industriales, economistas y titulados en Formación Profesional.

    Y es que, frente al parón que experimenta el mercado de trabajo en España, el sector de las energías alternativas no sólo consigue mantenerse a flote, sino que se encuentra en plena expansión. Según un informe elaborado por el Instituto de Trabajo, Ambiente y Salud (Istas) de CC.OO., en 2007 las empresas verdes emplearon directamente a 89.000 profesionales y generaron otros 99.000 puestos de trabajo indirectos. Una tónica que tiene claros visos de reproducirse en toda la Unión Europea, que se ha comprometido a aumentar el peso de las renovables hasta un 20% en 2020.

    Por secciones, la energía eólica -de la que España genera el 20% de la producción mundial- es la fuente que está experimentando un mayor desarrollo. El estudio del sindicato destaca que es la responsable de la creación de 32.906 empleos directos durante 2007, y los expertos esperan que mantenga el ritmo durante los próximos años. “El crecimiento de la energía eólica es estable, porque aún no ha alcanzado los objetivos previstos en el Plan de Energías Renovables”, aseguran fuentes de la Asociación de Productores de Energías Renovables (APPA), una organización que apuesta porque “estas empresas continuarán demandando trabajadores durante varios años más”.

    La solar fotovoltáica también impulsó el mercado de trabajo en 2007, con la creación de 26.449 puestos laborales directos. Sin embargo, el año pasado alcanzó los objetivos previstos para 2010, lo que no sólo frena los proyectos ya iniciados, sino que interrumpe la puesta en marcha de nuevas instalaciones.

    Quizá por esto, Acciona Energía prefiere centrarse en las perspectivas de crecimiento de aquellas energías alternativas poco desarrolladas hasta la fecha, como la solar termoeléctrica. En Acciona aseguran que en 2008 abrirán en España una planta de biodiésel en Bilbao y otra de producción de palas en Lumbier (Navarra). Además, conectarán en red una planta solar termoeléctrica en Extremadura y finalizarán varios parque eólicos. Desde Iberdrola Renovables, que ha centrado su actividad en la energía eólica, anuncian una inversión de 8.600 millones de euros entre 2008 y 2010 destinada a la creación de nuevos parques eólicos y pretenden potenciar otras tecnologías, como la termosolar o la biomasa.

    Pero todos estos grandes proyectos requieren trabajadores con un alto grado de cualificación. El 50% de los profesionales que demandan estas empresas son titulados universitarios. La apertura de nuevas plantas necesitan ingenieros industriales, químicos, mecánicos, licenciados en Administración y Dirección de Empresas y en Geología.

    Estas organizaciones precisan asimismo titulados en Formación Profesional de grado medio y superior para desarrollar tareas relacionadas con la instalación de material electromecánico, la explotación agraria, la conservación del medio rural, la certificación de calidad, etcétera.

    Sin embargo, las compañías tienen dificultades para contratar estos perfiles, sobre todo cuando, además de los conocimientos técnicos necesarios, se les pide que tengan vocación internacional y un alto nivel de inglés.

    En Gamesa necesitan cubrir los puestos de directores de proyectos, supervisores de construcción, de mantenimiento, ingenieros y técnicos especialistas eléctricos… Así hasta casi treinta perfiles profesionales diferentes de los que no especifican el número de personas que contratará este año pero que, desde la compañía, se da como referencia los 1.525 nuevos contratos que Gamesa firmó en 2007.

    En lo que se refiere al tipo de contratación, el 82% de los trabajadores disfruta de un contrato indefinido, frente a un 15% de profesionales temporales, de acuerdo con el informe de CC.OO. Un dato que constatan la mayoría de las empresas consultadas, excepto Acciona Energía, cuya oferta laboral para este año es de contratos temporales de un año de duración. El salario varía mucho según el puesto. Acciona Energía sitúa la horquilla del salario bruto anual entre 22.000 y 25.000 euros.



  • Fecha de la noticia: 2008-05-20
  • Fuente: Apecyl
  • Ambito: Local
Activar notificaciones No, gracias