Castilla y León podría abastecer con energías renovables 178 veces toda su demanda de electricidad

    La capacidad de generación de las energías renovables es tan elevada que se podría plantear incluso la posibilidad teórica de cubrir todas las demandas de energía (electricidad, transporte, industria…) en Castilla y León pues equivale a más de 34 veces su demanda de energía total proyectada en 2050.


    A la luz del vasto potencial de las energías renovables en la comunidad autónoma, Greenpeace pide a la Junta de Castilla y León que elabore un plan energético para lograr a medio plazo un escenario «Castilla y León 100% Renovable» que incluya el cierre inmediato de la central nuclear de Garoña (de tan sólo 460 MW), el cual debería ser reclamado de forma urgente por el Presidente Juan Vicente Herrera al Gobierno central.


    «Castilla y León es una comunidad abrumadoramente rica en energías renovables, que son la forma más segura y limpia de garantizar el abastecimiento energético y cumplir el Protocolo de Kioto. La Junta de Castilla y León tiene que aprovechar estos recursos, además de aumentar la eficiencia energética, en lugar de pretender seguir construyendo más centrales térmicas y mantener en funcionamiento la peligrosa central nuclear de Garoña», ha declarado Carlos Bravo, responsable de la Campaña de Energía de Greenpeace.


    En efecto, según el estudio, Castilla y León es, seguida de cerca por Castilla-La Mancha, la comunidad autónoma peninsular con mayor potencial en energía geotérmica, hidráulica, biomasa, eólica terrestre, chimenea solar, solar fotovoltaica con seguimiento y solar termoeléctrica.


    Castilla y León podría ser autosuficiente para toda su demanda de electricidad con energías renovables, pero incluso podría conseguirlo sólo con una cualquiera de éstas: solar termoeléctrica (termosolar) (122 veces), solar fotovoltaica con seguimiento (18 veces), solar fotovoltaica integrada en edificios (2 veces), chimenea solar (10 veces), eólica terrestre (23 veces) y biomasa (1,7 veces).


    Castilla y León podría generar electricidad suficiente para satisfacer unas 152 veces su demanda de electricidad únicamente con el total de potencial solar (suma de las tecnologías termosolar, fotovoltaica integrada, fotovoltaica son seguimiento y chimenea solar) con el que cuenta.


    «El mayor yacimiento energético de Castilla y León es el sol pero, si queremos aprovecharlo, los gobiernos español y castellano-leonés tienen que cambiar el papel absolutamente marginal que le han dado hasta ahora a las distintas formas de aprovechar la energía solar», ha declarado Carlos Bravo.


    Greenpeace pide una apuesta política decidida a favor de las energías renovables, con objetivos más ambiciosos y mayores recursos económicos, y en detrimento de las energías sucias. La abundancia de recursos renovables de nuestro país debería permitir abordar con confianza las próximas decisiones de política energética y climática: plan de cierre de las centrales nucleares, directiva de renovables, revisión de las primas, fiscalidad ecológica, etiquetado eléctrico, planificación energética, Plan Nacional de Asignación de emisiones y nuevos objetivos de Kioto.


    Según el estudio de Greenpeace, los recursos están ampliamente distribuidos en el territorio peninsular, por lo que existen infinitas opciones de configurar un mix de generación de electricidad totalmente renovable, excluyendo todas las zonas catalogadas bajo alguna figura de protección ambiental, e incluso sería técnicamente viable abastecer completamente la demanda energética total con fuentes renovables.


    El elevadísimo potencial de las renovables contrasta con la timidez del Plan de Energías Renovables, recientemente aprobado por el Gobierno español para llegar a cubrir con estas energías un 12% de la demanda española de energía primaria para 2010.


    El informe «Renovables 2050» ha sido realizado para Greenpeace por el Instituto de Investigaciones Tecnológicas (IIT) de la Universidad Pontificia Comillas, y es el primero del proyecto «Revolución Energética». El objetivo de este proyecto es averiguar si las renovables son suficientes para cubrir la demanda energética de la sociedad y verificar si es posible encontrar la solución al cambio climático mediante la sustitución completa de los combustibles fósiles por energías renovables, junto a un uso más eficiente de la energía.


    La segunda parte, que se publicará el año próximo, se ocupará de calcular cuántas energías renovables se podrían integrar en el sistema eléctrico y cómo se podría componer un mix de generación 100% renovable que satisfaga toda la demanda de electricidad en el horizonte 2050.



  • Fecha de la noticia: 2005-11-29
  • Fuente: Apecyl
  • Ambito: Regional
Activar notificaciones No, gracias