APPA alerta sobre la precaria situación de la biomasa

    La biomasa es la principal fuente de energía sobre la que descansan los objetivos del PER. Según éste, sólo la de uso eléctrico debe aportar 5.138 kilotoneladas equivalentes de petróleo (ktep) –una cantidad bastante superior incluso a la estimada para la energía eólica, 3.914 ktep–, lo cual exige llegar a tener instalados 1.695 MW en 2010, cuando en la actualidad no se llega a los 400 MW, señala APPA en un comunicado.


    La asociación explica que la mayoría de los promotores de biomasa tienen sus proyectos paralizados a la espera de que mejore la regulación de esta actividad económica, tal y como recoge el PER, aprobadopor el Consejo de Ministros en agosto del año pasado, pero aún no incorporado a la legislación vigente.


    Además, según APPA, la situación para la biomasa de uso eléctrico empeoró con el Decreto 1556/05, de 28 de diciembre, que fijó las tarifas de 2006. Este Decreto, al aplicar la metodología de cálculo establecida, rebajó la retribución al kilovatio generado un 5,66%, amenazando con ello la viabilidad de muchas de las empresas que operan en este sector.


    En cuanto a la biomasa de uso térmico, aunque no se haya en la misma situación de riesgo, también encuentra serias barreras, algunas tan básicas como la falta de una normativa técnica para las instalaciones domésticas de calefacción.



  • Fecha de la noticia: 2006-07-03
  • Fuente: Apecyl
  • Ambito: Local
Activar notificaciones No, gracias