Andalucía apoya un proyecto de hidrógeno eólico de Gamesa

    El día que la eólica pueda dirigir su producción a la red o a la producción de hidrógeno indistintamente se habrá dado un paso de gigante en el aprovechamiento máximo de la energía del viento. En esa dirección marcha W2H2, como parte del objetivo coporativo de “acercar la capacidad de planificación de la energía eólica a la de las energías convencionales”, según un comunicado de Gamesa. La CTA participa con 1,3 millones de euros de una inversión total de 3,7 millones de euros.


    Gamesa mantiene que su proyecto “es pionero a nivel mundial en la integración de la energía eólica con las nuevas tecnologías del hidrógeno a escala comercial y podría permitir una mayor presencia de la energía eólica en el mix de generación”. Lo cierto es que no es la primera vez que se trabaja en este sentido y que son varias las empresas que han invertido en investigación.


    El sistema W2H2 convierte la energía producida por un aerogenerador en hidrógeno mediante electrólisis. Luego, el hidrógeno se almacena en un depósito a presión. Desde aquí, este gas no contaminante se extrae para producir electricidad que se puede inyectar a la red en los momentos de baja producción eólica o en otros casos de necesidad, mitigando así los efectos de la aleatoriedad de la energía eólica (los parques eólicos generan electricidad en función de cuando sopla el viento, no en función de la demanda de energía).


    El hidrógeno se convierte en energía eléctrica bien como combustible en un motor-generador de combustión interna convencional o bien alimentando una pila de combustible, mucho más eficiente.


    El proyecto de Gamesa pisa los talones a otro muy parecido impulsado por Gas Natural y del que ya dimos cuenta en la revista Energías Renovables. En este caso, la multinacional gasista ha escogido como emplazamiento Sotavento, un parque eólico de demostración en Galicia, donde instalará un electrolizador y un sistema de almacenamiento de hidrógeno. No obstante, Gas Natural no prevé incorporar pilas de combustible sino limitar el uso energético del hidrógeno a su combustión en un generador convencional.


    Por su parte, Gamesa no desvela cuál de sus parques eólicos andaluces se ha escogido para el proyecto. No obstante, sí confirma que en el parque elegido se pretende ensayar a escala comercial el comportamiento integrado del conjunto aerogenerador–electrolizador–almacenamiento–pila/motor.


    “Este tipo de instalaciones gestionará de forma más eficiente la energía eléctrica generada por parques eólicos pudiendo adaptar la curva de producción a la demanda del mercado, realizar una producción de energía constante, corregir desvíos respecto de la producción prevista por los sistemas de predicción, y optimizar económicamente la energía generada”, afirma Gamesa.



  • Fecha de la noticia: 2006-06-19
  • Fuente: Apecyl
  • Ambito: Nacional
Activar notificaciones No, gracias