2,3 millones de euros para la primera instalación de España que producirá frío y calor a partir de biomasa

    La Consejería de Innovación, Ciencia y Empresa, a través de la Agencia Andaluza de la Energía, ha aprobado incentivar este proyecto con 2,29 millones de euros. Se trata de una central termo frigorífica y red de distribución que abastecerá de agua caliente y fría para el servicio de calefacción y refrigeración, a una superficie aproximada de 33.000 m2. Así, se dotará a los edificios del Parque Tecnológico de un servicio centralizado de energía térmica que empleará biomasa como fuente energética principal.


    Mediante la combustión en dos calderas de biomasa que utilizarán como combustible astillas de olivo, residuos forestales y agrícolas, cultivos energéticos u otras biomasas, se producirá la energía necesaria para cubrir los consumos de frío y calor previstos. Por medio de una planta enfriadora de absorción, se obtendrá el agua fría que se precise.


    Estas calderas, tendrán un elevado rendimiento y fiabilidad, contando con sistemas de alimentación automática del combustible, optimización de la combustión, regulación modulante mediante variadores de frecuencia, sistemas multiciclónicos de depuración de gases de la combustión y extracción automática de cenizas. La potencia de cada caldera será 3.000 kW. Una vez que se genere el agua fría o caliente, se distribuirá mediante una red de tuberías preaisladas hasta las diferentes parcelas donde estén situados los edificios.


    Esta instalación es la primera de España que produce frío y calor a partir de biomasa. Hasta ahora, las escasas experiencias de centrales térmicas de barrio con biomasa sólo estaban diseñadas para el suministro de agua caliente y calefacción.


    Geolit Energía está formada por los socios Valoriza Energía, Inverjaén, Centrales Térmicas y Redes, Parque del Aceite y el Olivar y Agener, que han invertido 3,9 millones de euros en este proyecto.


    La Agencia Andaluza de la Energía ha aprobado incentivar esta iniciativa que necesitará un suministro de más de 800 toneladas al año de biomasa, porque implicará el desarrollo de nuevas iniciativas económicas en la zona para satisfacer esta demanda de combustible. Además, contempla ventajas como el aumento de la calidad del entorno urbano al reducirse el número de focos contaminantes.
    El uso de biomasa supone que el impacto ambiental sea nulo puesto que se reducen en un 100 las emisiones de CO2 a la atmósfera. Por otro lado, se reducen costes de edificación al eliminarse conductos de salida de humos y ventilaciones. También se aumenta el espacio útil al suprimirse la caldera individual, que así mismo, supone un ahorro económico.



  • Fecha de la noticia: 2006-09-06
  • Fuente: Apecyl
  • Ambito: Local
Activar notificaciones No, gracias