APECYL subraya la necesidad de fomentar las energías renovables

  • Posted on: 5 December 2014
  • By: Apecyl

El Protocolo de Kioto entra hoy en vigor. Es auténtico hito en la historia de la Humanidad, puesto que se trata de primer tratado global jurídicamente vinculante de carácter ecológico. El objetivo es la necesaria reducción de las emisiones de gases contaminantes que se lanzan a la atmósfera y que en un medio plazo supondrán el cambio climático del planeta. España se comprometió a que sus emisiones a la atmósfera en el año 2012 fueran como mucho un 15% superiores a las de 1990, pero la realidad es que en el 2002 ya había aumentado un 32%, ahora se sitúa en un 40% y, de no mediar cambios sustanciales, podría llegarse al 45%.

Los beneficios medioambientales y económicos supondrán un retorno en la inversión previa que es necesaria para cumplir el Acuerdo

La Asociación de Promotores de Energía Eólica de Castilla y León (APECYL) considera necesario que para que se cumpla el Protocolo de Kioto es necesario apostar por las energías renovables, que contribuirían a solucionar el problema medioambiental global. El secretario general de APECYL, Eugenio García Tejerina, señala que el fomento de la energía eólica y el resto de las renovables “ayudaría a cumplir con el Protocolo de Kioto junto con otras medidas, como una mayor eficiencia energética”.

La energía eólica, madura desde el punto de vista tecnológico, se postula como la principal herramienta para contribuir a que los acuerdos firmados en Kioto no se queden en papel mojado. La eólica es la energía renovable más desarrollada en España y en Castilla y León, Comunidad por la que han apostado los promotores con una inversión que ya supera los 1.500 millones de euros. La apuesta por esta energía alternativa no solo traería consigo una reducción de emisiones contaminantes, sino también una menor dependencia energética de otros países y el desarrollo industrial, económico y social.

Los beneficios que reportaría a la sociedad el cumplimiento de los acuerdos de Kioto son numerosos. Desde el punto de vista ambiental se evitaría prolongar en el tiempo datos preocupantes sobre el cambio climático en España y el resto del mundo. Está comprobado que en las últimas décadas la temperatura media española ha aumentado en 1,53 grados centígrados. El Ministerio de Medio Ambiente ha hecho público un estudio que señala que en el último tercio del siglo la temperatura en España podría subir una media de siete grados, lo que supondría importantes afecciones en la salud de las personas, la desaparición de playas, la reducción de los recursos hídricos, el desajuste entre animales pedradores y sus presas, la pérdida de biodiversidad, la desaparición de especies animales o el aumento de las catástrofes naturales.

Desde el punto económico, el incumplimiento del Protocolo de Kioto se traduciría en un importante gasto, bien a causa de las multas, bien a causa de la compra de derechos de emisión. “Los costes que sobre la economía producen y producirán la contaminación y el recalentamiento del planeta son infinitamente superiores a la pequeña diferencia de precio de generación de la electricidad por procedimientos renovables, diferencia que, además, se reduce progresivamente”, puntualiza García Tejerina.

El fomento de las energías renovables también acarrearía importantes beneficios sociales. Así, en Castilla y León ya se han creado más de 2.500 empleos directos solo en relación con la energía eólica. La Comunidad está decididamente comprometida con la expansión de la energía eólica, hasta el punto de que en 2004 fue la región que más potencia instaló en toda España. En la actualidad, y siempre a través de un crecimiento ordenado y planificado, hay instalados 1.532 megavatios, lo que la sitúan en el cuarto lugar del ranking nacional.

Fecha: 
Miércoles, 16 Febrero, 2005
Fuente: 
Redacción APECYL