APECYL vuelve a reclamar la retirada de la ecotasa regional

La Asociación de Promotores de Energía Eólica de Castilla y León denuncia que penalizar actividades económicas con impuestos perjudica gravemente nuevas inversiones en el sector.

Iba a ser una medida temporal de recaudación, pero parece ser que ya está totalmente asentada en la fiscalidad. Desde que entró en vigor en marzo de 2012 el Impuesto sobre la Afección Medioambiental, más conocido como ecotasa, la Consejería de Hacienda ha recaudado millones de euros por esta tasa de aplicación regional, sólo en la provincia de Soria son más de 42 millones de euros, teniendo en cuenta que supone unos seis millones de euros al año, ya que implica el 4% de lo que ha facturado el sector eólico.

El impuesto se planteó de manera temporal, como mucho hasta 2014, pero a día de hoy sigue vigente, pese a las continuas reclamaciones de APECYL para que se suprima. Una negociación que sigue abierta desde antes de las elecciones a las Cortes regionales, cuando se valoró la posibilidad de eliminar la ecotasa a las nuevas construcciones durante los primeros cinco años, pero que nunca se llegó a publicar. Ahora, APECYL quiere retomar lo antes posible las conversaciones con quien vaya a ser el nuevo interlocutor en la Consejería para hacer desaparecer el impuesto por completo. Javier Gracia, presidente de la patronal regional asegura que la ecotasa «fue un parche» y por tanto tiene que desaparecer, dado que existe el riesgo de que se repercuta al consumidor final. Y es que «la ley contempla la posibilidad de que se aplique en la factura de suministro eléctrico». De este modo, desde APECYL se volverá a exigir que se retire o que se aplique la legislación y se repercuta al usuario.

Para Gracia, el objetivo final va más allá, porque «lo importante es hacer desaparecer la idea de que se puede fiscalizar casi cualquier cosa con el fin de recaudar». «Es necesario que haya una legislación estable como la que ha existido siempre en Castilla y León y existe, salvo por la ecotasa, porque no es casualidad que sea la Comunidad con mayor potencia, teniendo en cuenta que no es la que mejor recurso eólico tiene». Por eso, «penalizar las actividades económicas con impuestos de este tipo sólo puede ser un lastre». Javier Gracia reconoce que «por una situación de urgencia» como la que se vivió al comienzo de la crisis se puede gravar al sector, y durante un tiempo limitado de uno o dos años, que es para lo que lo plantearon, sí se puede realizar. Pero algo provisional. Porque el problema es que se ha quedado de forma permanente».

Si se sigue manteniendo la ecotasa «perjudicará a las posibilidades de negocio». «No entendemos cómo mientras desde la Unión Europea se está persiguiendo una uniformidad fiscal en los países, hay comunidades autónomas que se lo saltan», como con este impuesto, que «sólo se aplica en Castilla y León y en Galicia». «Si queremos que las posibilidades sean iguales para todas las fiscalidades deben ser iguales para todos, ya que el valor de las inversiones no se puede ver penalizado por un impuesto que es un parche». Porque a la hora de invertir en un sector «lo esperable es que tanto la legislación como los representantes de la Administración regional en lo tocante a energía no cambien. No se entiende por qué se cambia lo que funciona bien».

«Se debe aprovechar la coordinación entre las Consejerías de Industria y Medio Ambiente y la buena comunicación con los empresarios porque son una ventaja competitiva que debemos preservar y aumentar y con cualquier signo político». Porque «crear riqueza industrial en el ámbito de la energía limpia tiene un futuro enorme. Y hay que saber aprovecharlo. Pero esto no sabe de partidos».

Además, si la ecotasa se estanca como impuesto existe la posibilidad por ley de que finalmente se repercuta a los consumidores en el tramo autonómico de su factura de suministro de la luz, de modo que o se retira o que se aplique al usuario final. «Es una mala praxis para llevar a las arcas a recaudar que es entendible durante dos o tres años, pero que ya esté instalada «no es aceptable».

El presidente de APECYL sostiene que el ritmo de nuevas instalaciones lo va a marcar la posibilidad de conexión a la red en instalaciones de gran potencia. Y en unos años bajará el ritmo de instalación, de modo que «hay que potenciar la ubicación y creación de empresas de explotación en Castilla y León. No esperar a que eso ocurra. En paralelo. No solo para lo que tenemos instalado sino para lo que haya instalado en cualquier lugar del mundo».

03/06/2019
Fuente: 
El Mundo de Castilla y León; Apecyl