APECYL confía en la eliminación de la ecotasa antes de noviembre

El sector eólico está optimista. La eliminación definitiva del impuesto que grava la producción de energía eólica en Castilla y León, conocido como ecotasa, es casi una realidad. Según el presidente de Apecyl, Javier Gracia, existen «todas» las posibilidades de que este gravamen pase a la historia antes de la próxima subasta de energía, que se realizará en el mes de noviembre. Al menos eso es lo que espera un sector que en los últimos años ha tenido que lidiar con la eliminación de las primas a la producción decretadas por el último gobierno de Mariano Rajoy.

 

Productores y gobierno regional han mantenido diversas reuniones en los últimos meses con el objetivo de estudiar el modo en que pudiera llevarse a cabo esta supresión del impuesto. De hacerse realidad lo que el sector eólico lleva peleando desde hace años, Soria estaría «en una de las mejores posiciones» a nivel nacional, en palabras de Javier Gracia, quien siempre ha defendido, desde la posición que ocupa, la necesidad de suprimir un gravamen que habría alejado supuestamente inversiones en Soria.

A la eliminación de la ecotasa se añade un nuevo elemento en el panorama del sector eólico y es lo que se conoce como 20-20-20. Es decir, la reducción del 20% de emisiones y la obligación de generar el 20% de la energía mediante fuentes renovables antes de 2020. Se trata de una normativa europea probada en 2001 y que de no cumplirse llevaría al gobierno de turno a tener que pagar sanciones que  podrían ser más cuantiosas que las que habría que pagar por el incumplimiento del déficit, según explica el presidente de Apecyl. España estaría en este momento «lejos de cumplir el objetivo», añade.

Con estos mimbres, el sector espera que la energía eólica en general y el sector provincial en particular salgan reforzados. Según Javier Gracia, «Soria está entre las provincias mejor posicionadas de Castilla y León, que a su vez está entre las comunidades mejor posicionadas de España, ya que ha sabido sobrevivir a los errores del Ministerio de Industria». Este posicionamiento, según el presidente de Apecyl, permitiría que se incorporasen nuevos expedientes en la planificación de la capacidad eléctrica de la red del Estado. Dichos expedientes serían tramitados para su implantación en la región.

«Castilla y León está en una de las mejores posiciones, y dentro de la región, ese mallado que formarían Burgos y Soria», indica Javier Gracia. «Si repunta el mercado de la energía, deberían ser las primeras instalaciones en construirse», añade.

La cifra de 500 megavatios de potencia que todavía quedan pendientes de adjudicar para la construcción de nuevos parques eólicos en Soria da esperanzas al sector. «Se ha creado un tejido intelectual que ha sabido crear empresas, exportar conocimiento y saber ganar dinero manteniendo los órganos de decisión en la provincia», señala Javier Gracia. El presidente de Apecyl no duda en afirmar que estas «grandes industrias» han dejado «todos sus beneficios en la provincia», lo que ha llevado a la creación de un «modelo soriano de negocio eólico» que ha atraído el interés de «expertos» extranjeros, como un grupo surcoreano que visitó la provincia hace doce días.

Cooperativas energéticas

Además del futuro de la producción eólica, para el presidente de Apecyl, es importante también el futuro del negocio de la compraventa de energía, las cooperativas de energía, las redes inteligentes y la formación. De tal modo, que las cooperativas energéticas ya son una realidad, como es el caso de la soriana Megara.

La generación de energía diseñará un nuevo escenario en el que participarán grandes empresas, particulares y cooperativas. La instalación de las infraestructuras necesarias para la producción de energía aumentará el mercado de las empresas instaladoras y permitirá a todo tipo de empresas disminuir su consumo y aumentar la producción propia. En ese sentido, indica Javier Gracia que entre el 20% y el 40% de la electricidad que necesitará un usuario podrá ser autoproducida. Así, se crearán «miles de sistemas independientes que habrá que coordinar». «Es un negocio de futuro», resume el presidente de Apecyl.

Como colofón de todo el proceso que el sector eólico tiene por delante y que deberá concretarse en los próximos meses, para el presidente de los productores eólicos, un aspecto fundamental será la formación. En ese sentido, Javier Gracia estima que «la Universidad debe dar un paso al frente y trabajar codo con codo con la empresa privada» ya que considera que el «actual modelo de estudios académicos tiene que bajar a tierra y los alumnos más valiosos con titulaciones deben realizar prácticas dentro del sector».

 

 

10/08/2016
Fuente: 
El Heraldo de Soria