subasta

Apecyl considera la ‘ecotasa’ un lastre para Castilla y León y estima la instalación de 600 MW eólicos en la Comunidad, de los 4.600 subastados

Eugenio García Tejerina considera un “fracaso” que la Comunidad no aproveche su capacidad para implantar 1.800 MW e invita a la Junta a recapacitar.

La Asociación de Promotores de Energía Eólica de Castilla y León (Apecyl) estima como “posible” la instalación en la Comunidad, de entre 500 y 600 MW hasta 2020, de los 4.600 eólicos subastados por el Gobierno entre 2016 y 2017. Un dato que el secretario de la organización, Eugenio García Tejerina, consideró un “fracaso” porque se aleja mucho de la capacidad de instalación de la Comunidad, situada en 1.800 MW, tras un lustro sin inversiones. Al respecto, apeló a la Junta para que elimine del todo la ‘ecotasa’ para captar a más promotores para Castilla y León.

Tejerina sentenció que la “primera foto” tras las tres subastas energéticas con fines medioambientales no puede ser de satisfacción para el sector regional, con resultados llamativos por la adjudicación a determinados grupos empresariales sin intereses en la Comunidad, como los de Aragón. Unos resultados que les hacen estimar que la Comunidad, pese a estar a la cabeza de España en potencia eólica instalada, con el 25 por ciento del total, apenas logrará un tercio de la previsión inicial de Apecyl y el 13 por ciento del global repartido en España.

Apecyl hizo su estimación conforme a la capacidad de evacuación energética, imprescindible para que cualquier proyecto vea la luz, prevista en los programas de infraestructuras de Red Eléctrica Española y el Ministerio hasta 2020. Cuando hizo sus estimaciones, Apecyl habló de un impulso inversor de 2.400 millones y la generación de 9.000 empleos, que ahora se quedarán sensiblemente mermados.

García Tejerina incidió en que la cifra de entre 500 y 600 MW es una hipótesis inicial basada en sus datos sobre los intereses económicos de los promotores adjudicatarios durante la subasta, que deberán ahora poner nombre y apellidos a los proyectos, antes de final de año, y cerrar dónde se instalarán finalmente. En este sentido, aseguró que desde la asociación a la que representa “seguirán trabajando para que la foto inicial mejore” y no “tiran la toalla” para intentar aproximarse a entre 1.500 y 1.800 MW.

Así, García Tejerina puso sobre la mesa esta circunstancia para una autonomía con infraestructuras de evacuación planificadas y en ejecución y con múltiples proyectos en los estadios finales de la tramitación administrativa, que dura años. Al respecto, remarcó que muchos proyectos previstos en otros territorios por los promotores adjudicatarios tendrán graves dificultades por los factores de evacuación de la energía y tramitación administrativa, y podrían trasladarse a la Comunidad, comprando los que ya están maduros o mediante asociaciones con los promotores locales.

Sin embargo, advirtió de que la rentabilidad es el objetivo clave de todas estas actuaciones y si acudieron a la subasta a coste cero, esta estará muy ajustada, y desistirán de acudir a la Comunidad, ante el impacto global de la ecotasa en las cuentas. Recordó que el Gobierno autonómico modificó parcialmente este tributo eliminándolo durante cinco años para los proyectos nuevos, pero “las rentabilidades se miden a 30 año y su impacto echará para atrás la instalación en Castilla y León”.

El lastre de la ecotasa

García Tejerina reclamó a la Junta que “sea más ambiciosa”, recapacite y elimine totalmente la ecotasa si quiere revertir los malos resultados de la subasta energética, y apeló a hacer números sobre las ventajas económicas y fiscales de la implantación de estos proyectos frente a un gravamen que se estableció por necesidades de ingresos en plena crisis. “La ecotasa es un hándicap para la instalación de los proyectos, es un peaje fiscal que no existe en otros territorios”, sentenció.

García Tejerina remarcó asimismo que es preciso que este tributo deje de gravar las instalaciones, porque también sufrieron la modificación de las primas, que desplomaron sus rentabilidades a la mitad por una decisión gubernamental. Agregó que carece de sentido gravar una actividad con beneficios medioambientales, y subvencionar a otras con impacto directo como el carbón, cuando hay que cumplir unos compromisos internacionales con el clima.

Por último, defendió su apuesta por la potente industria regional ligada a la energía eólica, una actividad de componentes que ha sobrevivido, dijo, pese al lustro en blanco en las inversiones en Castilla y León, gracias a su apuesta por la exportación. Y que ahora podría seguir su expansión si se lograsen proyectos suficientes par cubrir las capacidades regionales.

30.000 empleos en España

La Asociación Empresarial Eólica considera que los 4.600 MW en las subastas de 2016 y 2017 (1.128 en la última del 26 de julio) con derecho a incentivos permitirá la instalación de proyectos que supondrá inversiones superiores a los 4.500 millones de euros y la creación de entre 25.000 y 30.000 empleos directos e indirectos en la fase de construcción en España.

El resultado de estas subastas muestra según AEE que “la eólica es, en la actualidad, la tecnología que puede aportar más energía al cumplimiento de los objetivos de 2020 a un menor coste para el sistema”. Aún así, el sector cree, más que nunca, que es necesaria una Planificación Energética para los próximos años que tenga en cuenta las necesidades energéticas y de descarbonización del país a largo plazo, que garantice un mix equilibrado entre las diferentes tecnologías, dentro del ámbito de un futuro mercado eléctrico que debe permitir la incorporación de tanta potencia renovable sin poner en riesgo las inversiones.

Ello implica que se dé visibilidad al sector renovable con un calendario de subastas que, más allá incluso de los objetivos europeos a 2020, tenga en cuenta tanto los compromisos internacionales en materia medioambiental (el Acuerdo de París y los Objetivos de la UE a 2030) como los hitos necesarios de cara a una ordenada Transición Energética.

La Asociación Empresarial Eólica insiste en que los 23.000 MW eólicos instalados en España desde los años 90 lo hicieron en un momento de menor madurez tecnológica y diferentes condiciones financieras y, por lo tanto, con mayores costes, por lo que deben respetarse los incentivos hasta el final de su vida útil regulatoria. Esto pasa necesariamente, aseguran, por no modificar la rentabilidad razonable de los proyectos cada seis años durante su vida útil regulatoria, potestad que tiene el Gobierno a raíz de la Reforma Energética y que podría ejercer por primera vez en 2020.

23/10/2017
Fuente: 
Ical

La eólica regional agota el plazo para la subasta sin noticias del fin de la ecotasa del 4%

APECYL reitera a la Junta de Castilla y León la necesidad de publicitar su eliminación para atraer inversión a la región.

Cada vez faltan menos días para el 11 de mayo, fecha en la  que finaliza el plazo de precalificación para la subasta de energías renovables y la Junta de Castilla y León aún no ha puesto fecha a la reunión solicitada por la Asociación de Promotores Eólicos de Castilla y León (APECYL). El objetivo, indica Javier Gracia, presidente: “Que hagan pública la intención de eliminar la tasa para instalaciones futuras”.

Sin una certificación oficial de la eliminación de la ecotasa que lastra la energía verde en Castilla y León con entre un 3,5 y un 4%, Castilla y León encara la futura subasta del 17 de mayo sin el aval necesario para competir en igualdad con el resto de regiones.

“Enviamos una carta y nos contestaron que nos recibirían en breve”, denuncia Javier Gracia. La Asociación remitió una carta al presidente de la Junta, Juan Vicente Herrera, y a la consejera de Economía y Hacienda, Pilar del Olmo. A pesar de recibir una contestación afirmativa, esa cita no ha llegado todavía y el sector teme que, al no darle “la publicidad suficiente” los posibles inversores se decanten por otras zonas fuera de la región.

En total, la nueva subasta de renovables podría alcanzar los 3.000 MW, según una resolución publicada a mediados de abril en el Boletín Oficial del Estado (BOE) por el Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital. “La fase de precalificación se cierra a la una del 11 de mayo y hay que tener presentadas las garantías de 60.000 euros por megavatio”, explica el presidente de APECYL. En ese momento los promotores eólicos han de estar seguros de la inversión que pueden realizar y de sus beneficios.

Según APECYL, Castilla y León tiene capacidad de evacuación de 1.850 nuevos megavatios y debe optar a implantar esa potencia hasta 2020. Esto supondría 1.850 millones de euros de inversión, 7.100 empleos y 1.350 directos, de explotación y mantenimiento.

Del Olmo anunció que se retiraría la llamada ‘ecotasa’ para instalaciones futuras y se iría reduciendo para instalaciones que ahora están en funcionamiento a partir de un 25%. Pero la orden que ha de llevar pareja esa decisión todavía no ha sido publicada, lo que preocupa al sector. Gracia advierte de que puede haber un escenario “en el que no haya vencedores en la subasta de parques en Castilla y León por no haber sido ágiles en la comunicación de la eliminación de la ecotasa”.

El presidente de APECYL reitera que, “aunque hay margen de corrección después de la subasta –seis meses–, es muy importante dar ese mensaje antes”. Las dos resoluciones publicadas en el BOE a este respecto contemplan de forma expresa la licitación de 2.000 MW ‘verdes’ y reservan una opción de ampliación que permitirá sumar otros 1.000 MW y alcanzar los 3.000 MW. El procedimiento para esta ampliación es confidencial. Además, estas subastas se presentan como tecnológicamente neutrales, de modo que podrán competir todas las fuentes de generación renovable, al contrario que en la primera subasta, en la que se pusieron en juego 700 MW, de los que 500 MW eran eólicos y los 200 restantes, de biomasa.

“El problema es que todo el mundo está trabajando ya en cerrar qué promociones eólicas presenta a la subasta, de manera que nosotros todavía no hemos podido contarle a los promotores eólicos que la previsión era 0 ecotasa para las nuevas instalaciones”, se lamentaba Gracia el día de la esperada publicación de la subasta.

La importancia de hacerse con este cupo de energía es palpable y las regiones “no han perdido el tiempo”. Así, en medio de las negociaciones entre Junta y productores de la región, otros territorios avanzan en competitividad. Es el caso del Gobierno de Aragón, que agiliza y atrae inversiones en el sector de las energías renovables mediante la declaración de interés autonómico de este tipo de proyectos, lo que permite a los promotores reducir a la mitad los trámites de gestión.

08/05/2017
Fuente: 
El Heraldo de Soria

Apecyl vuelve a reclamar el fin de la 'ecotasa' de la Junta

La Asociación de Promotores de Energía Eólica de Castilla y León denuncia que la Región "no compite en igualdad de condiciones con el resto de comunidades autónomas españolas a la hora de acudir a las subastas de energía, como consecuencia de la ecotasa impuesta por la Junta". Así lo asegura el secretario general de Apecyl, Eugenio García Tejerina, quien a pesar de todo lanza un mensaje de tranquilidad a los pueblos que siguen esperando por sus proyectos eólicos.

"Los proyectos tienen que salir adelante porque el Ministerio tendrá que convocar nuevas subastas de energía. Además, tenemos que ser capaces de solventar esta cuestión tributaria con la Junta", explica antes de señalar que las empresas están esperando "por la incertidumbre política que existe en este momento". En este sentido, García Tejerina advierte: "empezamos a andar justos de tiempo para la instalación de los nuevos parques eólicos en Castilla y León porque apenas faltan cuatro años para llegar a 2020, el plazo marcado por Europa".

A pesar de todos los contratiempos que ha tenido que soportar el sector de las energías renovables en los últimos años, Apecyl se muestra optimista con el futuro de la eólica "queremos seguir produciendo el 25% de la energía eólica en Castilla y León".

04/04/2016
Fuente: 
La Gaceta de Salamanca

La ecotasa ahuyenta al inversor eólico y deja en el aire 1.800 millones en la Comunidad

La Asociación de Promotores de Energía Eólica de Castilla y Léon (APECYL) denuncia que la 'ecotasa', impuesto regional que desde 2012 grava la generación de energía renovable en Castilla y León, está ahuyentando a los inversores de energía eólica y podría provocar que se dejen de invertir 1.800 millones de euros hasta 2020.

El secretario general de APECYL, Eugenio García Tejerina explicaba a la agencia Ical que España, para cumplir con sus copromisos en el seno de la Unión Europea y alcanzar en 2020 que el 20% del consumo energético provenga de energías renovables, necesita incrementar su producción de electricidad a través de generación eólica en 6.500 megavatios, de los que el 25%, unos 1.565, corresponderían a Castilla y León.

Las alertas en el sector eólico regional se han encendido tras el cambio de modelo que deja atrás las primas a la producción y que, al amparo del Real Decreto 947/2015, establece subastas para adjudicar potencia en las que prima la puja a la baja de los incentivos establecidos.

Así, tras la celebración de la primera subasta y cuyos resultados fueron publicados en el BOE el pasado jueves, de los 500 megavatios adjudicados, 402 fueron para dos empresas aragonesas controladas por dos hermanos, Consorcio Aragonés de Recursos Eólicos, que se hizo con 300 megavatios, y Jorge Energy, que logró 102, mientras que EDP Renovables se quedó con 93. Tanto estas tres empresas como las cinco que recibieron pequeños picos de potencia, renunciaron a cualquier tipo de incentivos.

García Tejerina argumentó que, aunque se trata de la primera subasta y el Gobierno debe seguir adjudicando potencia hasta que en el año 2020 se alcancen los 30.000 megavatios a nivel nacional, las reglas del juego han cambiado radicalmente y mientras antes era fundamental que las comunidades autónomas contaran con un marco normativo estable y fueran ágiles en el proceso administrativo de las concesiones, "dos factores que se daban en Castilla y León", ahora priman los costes de producción.

En este sentido, afirmó que "los promotores aragoneses tienen un 4% más de ventajas" sobre los castellanos y leoneses. La ecotasa "se va a notar más en el futuro que nunca y ahora sí es imprescindible retirarla para colocar un aerogenerador en Castilla y León".

Liderazgo
Si Castilla y León quiere mantener su liderazgo en energía eólica y conservar un sector industrial muy potente, es necesario que la Junta elimine la 'ecotasa', que supone entre el 3,5 y el 4% de los ingresos del sector, para que las empresas que ya están instaladas en la región puedan competir en igualdad de condiciones. "Es un disparate que en comunidades como Castilla y León o Galicia exista este tipo de impuesto y que no se aplique en otras regiones como Aragón", sentenció García Tejerina.

Además, insistió que la "ecotasa" supone que "en Castilla y León vamos a salir dos pasos por detrás en cualquier subasta de energía", y pidió a la Junta que sea consciente de que este impuesto, con la entrada en vigor del cambio del modelo energético, es un lastre para los intereses industriales de la Comunidad.

Al mismo tiempo, García Tejerina anunció que confía en que este primer trimestre de 2016 puedan conocerse las primeras resoluciones judiciales a los recursos presentados por APECYL, que en su día consideró que se trataba de un impuesto incosntitucional.

Por último, también indicó que espera el próximo Gobierno no demore la convocatoria de nuevas subastas y que establezca un calendario para alcanzar los objetivos de producción de 2020.

En la actualidad, la Comunidad cuenta con 230 parques eólicos con una capacidad de producción de 5.556 megavatios, lo que supone el 25% de los 23.000 del conjunto nacional. Detrás de Castilla y León aparece Castilla La-Mancha, con 3.806 megavatios, por delante de Andalucía (3.337), Galicia (3.328). Aragón (1.893) y Cataluña (1.268).

25/01/2016
Fuente: 
Agencia Ical

La ciclogénesis revoluciona el mercado eléctrico y tumba precios

La energía eólica, impulsada por la ciclogénesis que ha atravesado España y media Europa esta Navidad, ha tumbado los precios del mercado eléctrico. Este fenómeno atmosférico ha provocado que la eólica cubriese el 47,5% de la demanda de electricidad de España el martes de Nochebuena y el 53,8% el miércoles de Navidad. Un megavatio hora (MWh) costaba 71,64 euros de media el domingo pasado, frente a los 9,18 euros del día de Nochebuena y los 5,42 de Navidad

La ciclogéneis explosiva que ha pasado por Castilla y León y por toda España en los últimos días ha revolucionado los numerosos parques eólicos provocando una mayor generación eléctrica con esta energía y, consecuentemente, un desplome de los precios del mercado mayorista.

Como la generación eólica entra casi a 0 euros en ese mercado mayorista, sus precios medios se han desplomado en los dos últimos días, cayendo de los 71,64 euros MWh del pasado domingo a los 60,77 euros del lunes, los 9,18 euros del martes y los 5,42 euros de ayer. Para hoy, el precio medio era de 12,84 euros. En estos últimos casos, suponen un descenso del 50% frente a los registrados en los mismos días de 2012.

La generación de electricidad con energía eólica ha superado el 50% del total en los dos últimos días, alcanzando incluso el 55%. La segunda fuente de generación ha sido la nuclear, con el 24%. De los 22.622 MW eólicos instalados en España al acabar 2012, 3.339 MW están en Galicia, que es la tercera región con más potencia eólica tras Castilla y León, Comunidad líder en eólica con 5.475 MW y Castilla-La Mancha (3.795 MW).

Entonces cabe preguntarse… ¿la eólica sube o baja el precio de luz? Parece que esta vez los elementos se han puesto de acuerdo para que la verdad vaya vislumbrándose. Una vez que ha quedado claro en este lío de la subasta que las energías renovables no suben la luz sino que la bajan (cuanto mas viento, menos precio), ¿ahora qué? Esta obviedad no es novedad para muchos. Lo triste es que algunos se den cuenta ahora. Eugenio García Tejerina, secretario general de APECYL.

26/12/2013
Fuente: 
Apecyl