Javier Gracia

La eólica regional agota el plazo para la subasta sin noticias del fin de la ecotasa del 4%

APECYL reitera a la Junta de Castilla y León la necesidad de publicitar su eliminación para atraer inversión a la región.

Cada vez faltan menos días para el 11 de mayo, fecha en la  que finaliza el plazo de precalificación para la subasta de energías renovables y la Junta de Castilla y León aún no ha puesto fecha a la reunión solicitada por la Asociación de Promotores Eólicos de Castilla y León (APECYL). El objetivo, indica Javier Gracia, presidente: “Que hagan pública la intención de eliminar la tasa para instalaciones futuras”.

Sin una certificación oficial de la eliminación de la ecotasa que lastra la energía verde en Castilla y León con entre un 3,5 y un 4%, Castilla y León encara la futura subasta del 17 de mayo sin el aval necesario para competir en igualdad con el resto de regiones.

“Enviamos una carta y nos contestaron que nos recibirían en breve”, denuncia Javier Gracia. La Asociación remitió una carta al presidente de la Junta, Juan Vicente Herrera, y a la consejera de Economía y Hacienda, Pilar del Olmo. A pesar de recibir una contestación afirmativa, esa cita no ha llegado todavía y el sector teme que, al no darle “la publicidad suficiente” los posibles inversores se decanten por otras zonas fuera de la región.

En total, la nueva subasta de renovables podría alcanzar los 3.000 MW, según una resolución publicada a mediados de abril en el Boletín Oficial del Estado (BOE) por el Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital. “La fase de precalificación se cierra a la una del 11 de mayo y hay que tener presentadas las garantías de 60.000 euros por megavatio”, explica el presidente de APECYL. En ese momento los promotores eólicos han de estar seguros de la inversión que pueden realizar y de sus beneficios.

Según APECYL, Castilla y León tiene capacidad de evacuación de 1.850 nuevos megavatios y debe optar a implantar esa potencia hasta 2020. Esto supondría 1.850 millones de euros de inversión, 7.100 empleos y 1.350 directos, de explotación y mantenimiento.

Del Olmo anunció que se retiraría la llamada ‘ecotasa’ para instalaciones futuras y se iría reduciendo para instalaciones que ahora están en funcionamiento a partir de un 25%. Pero la orden que ha de llevar pareja esa decisión todavía no ha sido publicada, lo que preocupa al sector. Gracia advierte de que puede haber un escenario “en el que no haya vencedores en la subasta de parques en Castilla y León por no haber sido ágiles en la comunicación de la eliminación de la ecotasa”.

El presidente de APECYL reitera que, “aunque hay margen de corrección después de la subasta –seis meses–, es muy importante dar ese mensaje antes”. Las dos resoluciones publicadas en el BOE a este respecto contemplan de forma expresa la licitación de 2.000 MW ‘verdes’ y reservan una opción de ampliación que permitirá sumar otros 1.000 MW y alcanzar los 3.000 MW. El procedimiento para esta ampliación es confidencial. Además, estas subastas se presentan como tecnológicamente neutrales, de modo que podrán competir todas las fuentes de generación renovable, al contrario que en la primera subasta, en la que se pusieron en juego 700 MW, de los que 500 MW eran eólicos y los 200 restantes, de biomasa.

“El problema es que todo el mundo está trabajando ya en cerrar qué promociones eólicas presenta a la subasta, de manera que nosotros todavía no hemos podido contarle a los promotores eólicos que la previsión era 0 ecotasa para las nuevas instalaciones”, se lamentaba Gracia el día de la esperada publicación de la subasta.

La importancia de hacerse con este cupo de energía es palpable y las regiones “no han perdido el tiempo”. Así, en medio de las negociaciones entre Junta y productores de la región, otros territorios avanzan en competitividad. Es el caso del Gobierno de Aragón, que agiliza y atrae inversiones en el sector de las energías renovables mediante la declaración de interés autonómico de este tipo de proyectos, lo que permite a los promotores reducir a la mitad los trámites de gestión.

08/05/2017
Fuente: 
El Heraldo de Soria

APECYL confía en la eliminación de la ecotasa antes de noviembre

El sector eólico está optimista. La eliminación definitiva del impuesto que grava la producción de energía eólica en Castilla y León, conocido como ecotasa, es casi una realidad. Según el presidente de Apecyl, Javier Gracia, existen «todas» las posibilidades de que este gravamen pase a la historia antes de la próxima subasta de energía, que se realizará en el mes de noviembre. Al menos eso es lo que espera un sector que en los últimos años ha tenido que lidiar con la eliminación de las primas a la producción decretadas por el último gobierno de Mariano Rajoy.

 

Productores y gobierno regional han mantenido diversas reuniones en los últimos meses con el objetivo de estudiar el modo en que pudiera llevarse a cabo esta supresión del impuesto. De hacerse realidad lo que el sector eólico lleva peleando desde hace años, Soria estaría «en una de las mejores posiciones» a nivel nacional, en palabras de Javier Gracia, quien siempre ha defendido, desde la posición que ocupa, la necesidad de suprimir un gravamen que habría alejado supuestamente inversiones en Soria.

A la eliminación de la ecotasa se añade un nuevo elemento en el panorama del sector eólico y es lo que se conoce como 20-20-20. Es decir, la reducción del 20% de emisiones y la obligación de generar el 20% de la energía mediante fuentes renovables antes de 2020. Se trata de una normativa europea probada en 2001 y que de no cumplirse llevaría al gobierno de turno a tener que pagar sanciones que  podrían ser más cuantiosas que las que habría que pagar por el incumplimiento del déficit, según explica el presidente de Apecyl. España estaría en este momento «lejos de cumplir el objetivo», añade.

Con estos mimbres, el sector espera que la energía eólica en general y el sector provincial en particular salgan reforzados. Según Javier Gracia, «Soria está entre las provincias mejor posicionadas de Castilla y León, que a su vez está entre las comunidades mejor posicionadas de España, ya que ha sabido sobrevivir a los errores del Ministerio de Industria». Este posicionamiento, según el presidente de Apecyl, permitiría que se incorporasen nuevos expedientes en la planificación de la capacidad eléctrica de la red del Estado. Dichos expedientes serían tramitados para su implantación en la región.

«Castilla y León está en una de las mejores posiciones, y dentro de la región, ese mallado que formarían Burgos y Soria», indica Javier Gracia. «Si repunta el mercado de la energía, deberían ser las primeras instalaciones en construirse», añade.

La cifra de 500 megavatios de potencia que todavía quedan pendientes de adjudicar para la construcción de nuevos parques eólicos en Soria da esperanzas al sector. «Se ha creado un tejido intelectual que ha sabido crear empresas, exportar conocimiento y saber ganar dinero manteniendo los órganos de decisión en la provincia», señala Javier Gracia. El presidente de Apecyl no duda en afirmar que estas «grandes industrias» han dejado «todos sus beneficios en la provincia», lo que ha llevado a la creación de un «modelo soriano de negocio eólico» que ha atraído el interés de «expertos» extranjeros, como un grupo surcoreano que visitó la provincia hace doce días.

Cooperativas energéticas

Además del futuro de la producción eólica, para el presidente de Apecyl, es importante también el futuro del negocio de la compraventa de energía, las cooperativas de energía, las redes inteligentes y la formación. De tal modo, que las cooperativas energéticas ya son una realidad, como es el caso de la soriana Megara.

La generación de energía diseñará un nuevo escenario en el que participarán grandes empresas, particulares y cooperativas. La instalación de las infraestructuras necesarias para la producción de energía aumentará el mercado de las empresas instaladoras y permitirá a todo tipo de empresas disminuir su consumo y aumentar la producción propia. En ese sentido, indica Javier Gracia que entre el 20% y el 40% de la electricidad que necesitará un usuario podrá ser autoproducida. Así, se crearán «miles de sistemas independientes que habrá que coordinar». «Es un negocio de futuro», resume el presidente de Apecyl.

Como colofón de todo el proceso que el sector eólico tiene por delante y que deberá concretarse en los próximos meses, para el presidente de los productores eólicos, un aspecto fundamental será la formación. En ese sentido, Javier Gracia estima que «la Universidad debe dar un paso al frente y trabajar codo con codo con la empresa privada» ya que considera que el «actual modelo de estudios académicos tiene que bajar a tierra y los alumnos más valiosos con titulaciones deben realizar prácticas dentro del sector».

 

 

10/08/2016
Fuente: 
El Heraldo de Soria

La reforma energética pone en peligro miles de puestos de trabajo y quiebra la seguridad jurídica

La Asociación de Promotores de Energía Eólica de Castilla y León (Apecyl) asegura que sólo en la provincia de Soria, la inseguridad jurídica mantiene bloqueados 15 parques eólicos que ya cuentan con autorización administrativa que generarían más de 300 puestos de trabajo

El rechazo de las energías renovables a la última reforma energética planteada por el Ejecutivo Central no es ningún tema baladí. Dicha normativa provoca una recesión considerable en el sector. Pese a esto, el ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria, anunció el pasado 12 de julio su teoría (articulada en una nueva normativa con demasiados flecos sueltos y apta para posibles giros en el último semestre del año) para recaudar los más de 4.500 millones de euros del déficit que se generará al finalizar este 2013: 900 millones correrán a cargo de los consumidores que sufrirán incrementos en la tarifa de la luz del 3,2%; otros 900 derivarán de los Presupuestos Generaldes del Estado y los 2.700 restantes los asumirán las eléctricas, las productoras de energías renovables y la cogeneración, que dejarán de funcionar con el actual sistema de primas. La finalidad es “garantizar una rentabilidad global del proyecto energético del 7,5%” y para conseguirlo, la norma especifica que junto a los ingresos obtenidos por ofertar su producción en el mercado se sumen unas retribuciones adicionales que cubran los costes de inversión a las empresas eficientes que no lo recuperen en el mercado.

Así, el Gobierno determinará la vida útil de la instalación y calculará si la rentabilidad que ya ha recibido supera el 7,5%. En ese caso el proyecto dejará de recibir esas retribuciones para cobrar sólo la energía que venda. A la vista de esta nueva medida, las renovables califican esta legislación de “gravemente retroactiva” para el sector eléctrico, el cual corre serios peligros de supervivencia.

España cuenta actualmente con un déficit de tarifa de unos 26.000 millones de euros que, según el ministro Soria, podrían haberse incrementado en otros 10.500 millones de no haberse tomado ninguna medida al respecto en los dos últimos dos ejercicios para reducirlo a 4.500 millones.

Reacciones a la reforma

El secretario general de la Fundación Renovables, Sergio de Otto afirma que “la reforma supone cargarse de un plumazo el sistema que ha funcionado en este país”. Por su parte la portavoz de la fundación Ecológica y Desarrollo (Ecodes), Cristina Monge, considera que las decisiones tomadas por el Ejecutivo echan para atrás a todo un sector como el de las renovables en el que España fue pionero a nivel mundial. Monge asevera que “hace años se facilitaron las inversiones y eso arrastró a que se desarrollase una industria muy avanzada. Ahora se vuelve a dar un hachazo a las primas, lo que supone una vuelta atrás en el camino recorrido”.

Las cifras que maneja el sector sobrevuelan pérdidas por valor de un 15% de los ingresos del régimen especial a lo que hay que sumar los recortes sufridos por las renovables y que han llegado a alcanzar el 40% de los ingresos. Este ajuste supone la quiebra de numerosas instalaciones que no podrán devolver los créditos que las financiaron y que deberán entregar a las entidades bancarias. El presidente de la Asociación de Productores de Energías Renovables (APPA), José Miguel Villarig, destaca que aceptar esta nueva legislación “es decir directamente a los empresarios que no inviertan”.

El presidente de la Asociación Nacional de Productores de Energía Fotovoltaica (Anpier), Miguel Ángel Martínez-Aroca, también prevé una “caída drástica del empleo” con una pérdida de “entre 10.000 y 12.000 puestos de trabajo a raíz de la última reforma energética”.

Hilo de confianza
El presidente de la Asociación de Promotores Eólicos de Castilla y León, Javier Gracia Bernal, mantiene un hilo de esperanza de que el Gobierno “haga bien los deberes” porque “todavía tiene tiempo y capacidad hasta finalizar el año para realizar modificaciones que permitan inversiones razonables y esperamos que lo que está en explotación no se vea afectado”.

En relación a Soria, Javier Gracia señala que es una de las provincias que más ha invertido en renovables y que tiene un importante papel con más de 1.100 empleos en 2011. Gracia denuncia que la inseguridad jurídica tiene bloqueados 15 parques eólicos que cuentan ya con la autorización administrativa necesaria para arrancar, pero están pendientes de su construcción por miedo a la inversión en un sector con un futuro “incierto”, y que, en el caso de que se llevarse a cabo su explotación, podrían generar más de 300 puestos de empleo sólo en la provincia de Soria.

Esta reforma energética está siendo estudiada y controlada por la Unión Europea, que será quien valore si España, con estas nuevas medidas, podrá desviarse de los objetivos europeos que establecen que en 2020 un 20% del total de la energía provenga de las renovables.

Apecyl confía en que este objetivo se cumpla y Castilla y León recupere los 2.500 empleos perdidos en el sector.

07/08/2013
Fuente: 
Apecyl