Greenpeace

Greenpeace urge al Gobierno que desmonte su reforma energética

La organización ecologista ha difundido un comunicado en el que pide al Ejecutivo que desmonte "la desastrosa reforma energética que ha provocado los numerosos arbitrajes internacionales contra España y construya una nueva política energética que conduzca a un sistema eficiente, inteligente y 100% renovable en el que se restablezca la confianza y la estabilidad que permiten el desarrollo de las soluciones al cambio climático".

La demanda de Greenpeace llega horas después de que se haya hecho pública la resolución del Centro Internacional de Arreglo de Disputas entre Inversionista Extranjero y Estado que condena a España a indemnizar a dos empresas que denunciaron el hachazo a las renovables. La organización ecologista señala que este fallo pone en evidencia "la nefasta política energética de los diferentes Gobiernos desde 2010 hasta hoy que, con la excusa de acabar con el déficit de tarifa ha ocasionado la paralización de las energías renovables en España y va a provocar cuantiosas multas que deberán ser pagadas por toda la ciudadanía".

Así, los ecologistas piden que se desmonte "la desastrosa reforma energética que ha provocado los numerosos arbitrajes internacionales contra España". La responsable de la campaña de Energía de Greenpeace, Sara Pizzinato, denuncia además el gasto que ya ha hecho el Gobierno para defenderse de todos los pleitos internacionales: "el Estado lleva gastados entre 8 y 13 millones de euros en abogados y consultores que serán pagados por la ciudadanía". A esa cuantía hay que añadirle ahora el montante de la indemnización establecida por la cort internacional: 128 millones de euros más los intereses.

Greenpeace señala en su comunicado los tres frentes en los que ha sido negativa la reforma:

1. Se ha paralizado la lucha contra el cambio climático con costes para el medio ambiente, la salud e incluso la economía. Según datos del Magrama, desde 2013 las emisiones de España han vuelto a aumentar tras la crisis económica, al contrario de la tendencia europea.

2. Se ha retrasado la transición hacia un sistema eficiente, inteligente y 100% renovable, con el que la ciudadanía se ahorraría un 34% en facturas energéticas, miles de millones en importaciones energéticas y se crearían más de tres millones de empleos. Bloquear las inversiones en renovables ha impedido que este sector contribuyera a la salida de la crisis económica y de empleo.

3. La defensa del Reino de España en las decenas de arbitrajes internacionales a causa de las malas decisiones gubernamentales cuesta millones de euros a la ciudadanía. Y si, finalmente, como es razonable pensar, se tendrá que indemnizar a los fondos internacionales que se vieron afectados por las medidas retroactivas, el Estado habrá impuesto a la transición energética unos sobrecostes y un retraso innecesarios.

Cabe recordar que tan solo los fondos internacionales o grandes empresas extranjeras han tenido la posibilidad de acudir a los tribunales internacionales de arbitrajes para reclamar al Estado español, lo que les prometió por ley cuando invirtieron; mientras que los particulares y pequeños inversores, que también habían confiado en la ley para invertir en renovables, solo han podido organizarse y protestar.

Así, Greenpeace pide al Gobierno español "que tome medidas urgentes para restablecer la seguridad jurídica en el sector renovable con especial atención para los actores no profesionales". Este es un problema -explican los ecologistas- que ha identificado incluso la propia Comisión Europea que "ha incluido una disposición en la propuesta de revisión de la Directiva Europea de Energías Renovables para evitar cambios retroactivos en la financiación y los mecanismos de apoyo a las energías renovables".

Ciadi

El fallo de este organismo internacional, que fue dado a conocer ayer a las partes, puede ser el primero de la treintena de demandas internacionales interpuestas contra el gobierno español por el recorte que aplicó al precio del kilovatio hora producido en instalaciones renovables. Si el resto de laudos van en la misma dirección, el Reino de España, o sea, la ciudadanía contribuyente, podría enfrentarse a indemnizaciones millonarias. El Centro Internacional de Arreglo de Disputas entre Inversionista Extranjero y Estado es un organismo del Banco Mundial, que es la institución a la que el Gobierno de España quiso enviar al exministro de Energía José Manuel Soria cuando este tuvo que dimitir por su vinculación a paraísos fiscales (Panama Papers).

05/05/2017
Fuente: 
Energías Renovables

Greenpeace asegura que las energías renovables pueden emplear a 8,5 millones de personas en 2030

El informe de la organización ecologista adelanta que si la apuesta por las energías renovables es constante, el sector puede ser un gran yacimiento de empleo, además de los beneficios medioambientales que reporta.

Con la eliminación de los combustibles fósiles se obtendría, según Greenpeace, beneficios sustanciales como seguridad energética e independencia de los precios del mercado mundial de combustibles, así como la creación de millones de nuevos empleos verdes.

Basándose en los datos del informe, la organización ecologista ha pedido al Gobierno que apueste sin género de dudas por las renovables como sector clave para salir de la crisis económica y ambiental.

La organización ecologista recuerda que este mes de junio podría ser decisivo para el futuro de las renovables en España.

El Ejecutivo debe presentar ante Bruselas el nuevo plan de energías renovables 2020 antes de fin de este mes, y Greenpeace considera que la propuesta que realizó el Gobierno en su "mix de Zurbano" (43% de electricidad renovable en 2020) sería un primer paso en la dirección correcta.

Por ello, José Luis García Ortega, responsable de la campaña Cambio climático y Energía de Greenpeace España ha dicho que el Gobierno debe despejar todas las dudas y aprovechar el nuevo Plan de Renovables para marcar la senda para un futuro 100% renovable.

04/06/2010
Fuente: 
Apecyl

Greenpeace propone unir la red eléctrica con internet para ser 90% renovable

Transformar las redes eléctricas actuales para hacerlas inteligentes es el camino que facilitará un sistema de generación eléctrica 90 por ciento de energía renovable en el año 2050, según se recoge en un informe de Greenpeace.

En el informe de la asociación ecologista, hecho público por José Luis García Ortega, responsable de la campaña de Cambio Climático y Energía de Greenpeace España, Greenpeace explica que se trata básicamente de "unir la red eléctrica con internet", según ha señalado Sven Teske, director de la Campaña Energía Renovable de Greenpeace Internacional, durante la presentación del estudio "Renovables 24/7. La infraestructura necesaria para salvar el clima".

El estudio explica cómo se pueden conectar redes inteligentes locales y regionales con una súper red de alta tensión para proporcionar un suministro fiable a todas horas sin ninguna necesidad de recurrir a centrales térmicas de carbón ni nucleares.

Las redes inteligentes combinarían fuentes de generación distribuidas para generar centrales eléctricas virtuales, de tal forma que pequeñas instalaciones eólicas, solares, geotérmicas y de biogás pueden proporcionar la misma electricidad que una central eléctrica tradicional, pero con mayor eficiencia y flexibilidad y menos emisiones de CO2, según el estudio.

Serían necesarias, además, unas súper redes, que usarían líneas de corriente continua en alta tensión para transferir electricidad a largas distancias con gran eficiencia.

Según Greenpeace, esto permitiría que excedentes de energía eólica del Mar del Norte, de energía solar de España o del norte de África se puedan transferir a otros países.

A nivel europeo, la organización propone reforzar las 34 interconexiones de alta tensión entre países vecinos, lo que supone realizar mejoras en 5.347 kilómetros, 17 nuevas interconexiones (5.125 kilómetros) y 15 nuevas conexiones de "súper red".

03/02/2010
Fuente: 
Apecyl

Greenpeace pide proteger la energía solar fotovoltaica ante cualquier irregularidad

Greenpeace apoya la propuesta de decreto del Ministerio de Industria para expulsar del régimen de ayudas a la energía solar fotovoltaica a aquellas instalaciones que no cumplan los requisitos legales, y exige el mismo rigor para impedir que se pueda hacer negocio con energías sucias, como la nuclear, violando las normas a costa de la salud pública.

Greenpeace se opone a cualquier actuación fraudulenta, por lo que está de acuerdo con la propuesta del Ministerio de dejar sin derecho a prima a cualquier instalación que no cumpla la normativa, pero rechaza cualquier intento de criminalizar la energía solar fotovoltaica, cuyos beneficios ambientales y sociales están ampliamente contrastados, y que por tanto sigue siendo merecedora del régimen de apoyo que le permita avanzar por su curva de aprendizaje.
Para la organización ecologista, el Gobierno no puede eludir su responsabilidad por haber aprobado una mala regulación, al fijar una fecha (el pasado 29 de septiembre) para una bajada brusca de las primas. Esto fomentó una alocada carrera para conectar las instalaciones fotovoltaicas antes de esa fecha. Ahora se quiere inspeccionar lo que no se vigiló en el momento de la instalación. “Cabe preguntarse cómo es posible que si una instalación ha obtenido el acta de puesta en marcha, no tenga instalados en ese momento todos los equipos necesarios para realizar la actividad que se le autoriza. ¿Para qué sirve y qué certifica entonces el acta de puesta en marcha? ¿Quién es responsable de que se conceda la puesta en marcha sin que se reúnan todas las condiciones para operar reglamentariamente?”, ha declarado José Luis García Ortega, responsable de la campaña de Cambio Climático y Energía de Greenpeace.
Greenpeace propone que el procedimiento de verificación se base en la presencia de inspectores que actúen en nombre de la Administración pública como condición necesaria para poner en marcha una instalación y poder acogerse al régimen especial. La exigencia de demostrar que se está actuando legalmente como condición necesaria para cobrar debería hacerse extensiva a todas las tecnologías de generación, más aún para aquellas que pueden dañar al medio ambiente o la salud.
El daño causado por las instalaciones fotovoltaicas irregulares es, como mucho, únicamente económico. Sin embargo, tecnologías que sí pueden causar daños, además de económicos, al medio ambiente y la salud, no son objeto del mismo celo inspector. Así, sorprende ver cómo ante sucesos tan graves como la liberación de radiactividad de la central nuclear de Ascó, el Ministerio de Industria no ha exigido al Consejo de Seguridad Nuclear una evaluación de la cantidad total de radiactividad liberada, y se ha limitado a aceptar propuestas de sanciones mínimas por parte del CSN. “Del mismo modo que el Ministerio propone sacar del régimen especial, a efectos económicos, a las instalaciones fotovoltaicas que no acrediten el cumplimiento de la norma, el Ministerio debería sancionar a las operadoras de centrales nucleares que incumplan las normas con la retirada del permiso de explotación, especialmente si han estado operando a sabiendas del incumplimiento, y más aún si se han producido hechos tan graves como la liberación de partículas radiactivas”, ha declarado José Luis García Ortega.
Todo lo acaecido con la energía solar fotovoltaica en España, en especial durante el último año, debería ser motivo de reflexión en varios aspectos:

a)La fotovoltaica es la tecnología que más rápido puede instalarse y ponerse en servicio. El mercado está preparado para reaccionar extraordinariamente rápido si se dan los incentivos apropiados.
b)La regulación a través de incentivos al kilovatio-hora generado, mediante primas o tarifas, realmente funciona y consigue que se realicen las inversiones, que se instalen las plantas y que generen tanta electricidad como sean capaces.
c)La remuneración no debería cambiarse de modo abrupto, sino evolucionar suavemente. Las primas se pueden y se deben reducir con el tiempo, para seguir, e incluso anticipar, el avance de la tecnología fotovoltaica por su curva de aprendizaje. Pero con un cambio progresivo (por ejemplo una reducción de pequeñas cantidades de céntimos/kWh cada mes) probablemente no se darían situaciones de crecimientos y decrecimientos explosivos como los vividos en España.
d) Se debería establecer un objetivo mucho mayor para la energía solar fotovoltaica, acorde con las capacidades de la tecnología y del mercado, ya que la realmente alcanza los objetivos que se le piden. Esto debería reflejarse adecuadamente en el próximo Plan de Energías Renovables 2020.

11/02/2009
Fuente: 
Apecyl

Greenpeace propone una revolución energética que ahorraría 14 billones de euros al año

Greenpeace ha propuesto una revolución energética mundial basada en fuertes inversiones en energías renovables y en la eficiencia energética, que ahorraría más de 14 billones de euros anuales, cinco veces el coste realizado, y reduciría las emisiones mundiales a la mitad en 2030.

La organización ecologista ha presentado el informe ‘Revolución Energética: una perspectiva energética mundial sostenible’, elaborado por más de cuarenta especialistas, que muestra de una forma práctica cómo disminuir rápidamente las emisiones de gases de efecto invernadero. Este estudio está dirigido principalmente a los gobiernos que se van a reúnen desde el 1 de diciembre en Poznan (Polonia) en la Conferencia anual de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático.
Greenpeace espera que en esta cita se sienten las premisas básicas de cara a la cumbre de Copenhague de 2009, en la que se deberá adoptar un nuevo acuerdo que sustituya al Protocolo de Kioto, para reducir las emisiones al menos un 30 por ciento en 2020. El director ejecutivo de Greenpeace, Juan López de Uralde, ha considerado que el Planeta no puede seguir soportando las emisiones al ritmo actual, y ha criticado que se está “mareando la perdiz” y “perdiendo demasiado” tiempo al discutir sobre “una alternativa falsa” como es la energía nuclear, que supone solo el 5% del total que se consume.
Por su parte, José Luis García, responsable de las campañas de energía de Greenpeace, ha explicado que la propuesta que plantea el informe se basa en lograr la equidad en el acceso a la energía a nivel mundial, en el abandono progresivo de las energías sucias y no sostenibles y en la eficiencia energética. Se trata de llevar a cabo “una revolución en la forma que producimos, distribuimos y consumimos la energía”, para lograr “un reequilibrio en el consumo energético mundial”, ha dicho.
La organización ha calculado que con esta revolución energética se ahorrarían al año 14 billones de euros en combustibles para generar electricidad hasta 2030. En caso de llevarse a cabo la propuesta, las emisiones de CO2 dejarían de crecer en 2015, momento en el cual empezarían a reducirse rápidamente hasta llegar a la mitad en 2030, sin necesidad de hacer uso de la captura y almacenamiento de carbono ni de la energía nuclear.
Al mismo tiempo, según Greenpeace, se asegura el acceso a la energía que puedan necesitar economías emergentes como China o la India. García ha explicado que una de las claves es la eficiencia energética, así como los cambios estructurales en la forma de producir la energía, mediante un sistema mucho más descentralizado que el actual.
La eficiencia energética lograría en 2020 un ahorro mundial de una cantidad de energía superior al consumo actual de Europa occidental y una reducción de la demanda mundial casi a la mitad en 2050.
El informe incide también en el sector del transporte y propone sustituir completamente el uso del petróleo en los vehículos por otros eléctricos a partir de energías renovables entre los años 2050 y 2085. Frente al 18 por ciento actual, la organización ecologista plantea que un 32,5 por ciento de la energía sea renovable en 2020, y un 50 por ciento y el abandono total de la energía nuclear diez años después, hasta llegar al cien por cien antes de final de siglo.
La inversión en energías renovables necesaria para lograr la revolución energética ahorraría cinco veces el coste en combustible, según la organización, que prevé que entre 2015 y 2020 la mayoría de las renovables sean más baratas que el carbón.
Además, con la tecnología actual, las renovables podrían suministrar casi seis veces la demanda energética mundial.
Entre las medidas necesarias, Greenpeace pide acabar con las subvenciones a los combustibles fósiles y a la energía nuclear, internalizar los costes externos (sociales y medioambientales) de la producción de energía, una normativa estricta en materia de eficiencia y objetivos de obligado cumplimiento para las energías renovables y la cogeneración.

28/11/2008
Fuente: 
Apecyl

Greenpeace propone al gobierno más de 40 medidas urgentes contra el cambio climático

Greenpeace ha presentado el documento "Propuestas de Greenpeace al Gobierno de España sobre medidas urgentes frente al cambio climático", que contiene las propuestas de la organización ecologista al Gobierno de España sobre medidas urgentes para luchar contra el cambio climático.

"Ahora llega el momento de pasar de los discursos a los hechos", ha declarado Juan López de Uralde, director de Greenpeace España. "Lo que se necesita son compromisos y medidas reales y efectivas, no simples golpes de efecto mediático, y deben enmarcarse en una adecuada Estrategia de lucha contra el cambio climático".

Las propuestas presentadas por Greenpeace se refieren a objetivos, alcance de la Estrategia, medidas para la reducción de emisiones, medidas para aumentar la eficiencia energética, medidas para aumentar la participación de las energías renovables y un plan de cierre de las centrales nucleares. La organización ecologista considera que la acción del Gobierno en la lucha contra el cambio climático es de máxima urgencia.

19/07/2007
Fuente: 
Apecyl

Greenpeace mantiene que un futuro con energías renovables costaría “diez veces menos” que con combustibles fósiles

La organización ecologista Greenpeace y el Consejo Europeo de Energía Renovable (EREC) han hecho público un informe que demuestra que invertir en un futuro con energías renovables costaría diez veces menos que prolongar el modelo actual basado en las energías convencionales. “La inversión en renovables supondría un ahorro de 166.000 millones de euros al año y una reducción de las emisiones de CO2 a la mitad para 2030, lo que supone un poderoso argumento económico para que las inversiones mundiales se desplacen de peligrosas opciones como el carbón o la nuclear, hacia energías renovables como la solar, eólica, hidráulica, geotérmica y bioenergía durante los próximos 23 años”.

Ambas entidades sostienen que la [R]evolución Energética necesita una inversión adicional global de 20.000 millones de euros en centrales limpias y renovables por encima de los gastos actuales. Los ahorros de combustible de este escenario, que supondrían hasta 186.000 millones de euros al año, significan que esa inversión se costea en unas diez veces. Mientras, sólo con trasladar las masivas subvenciones de 230.000 millones euros al año que reciben el carbón y el gas hacia energías renovables limpias y seguras se cubrirían con creces los costes de la [r]evolución energética.

El mercado mundial de aerogeneradores alcanzó un valor de unos 18.000 millones de euros en 2006, y el total de la industria renovable 46.000 millones de euros. En el escenario de [R] evolución energética, el valor de las energías renovables sería de 265.000 millones de euros en 2030.

09/07/2007
Fuente: 
Apecyl

Greenpeace mantiene que "un futuro con energías renovables costaría diez veces menos que con combustibles fósiles"

Greenpeace y el Consejo Europeo de Energía Renovable (EREC) han publicado hoy un informe en el que se demuestra "que invertir en un futuro de electricidad renovable ahorraría 10 veces los costes de combustible de un escenario basado en continuar la actual dependencia de las energías fósiles".

Así, el estudio indica que invertir en energías renovables "supondría un ahorro de 166.000 millones de euros al año y una reducción de las emisiones de CO2 a la mitad para 2030", según informó hoy la organización ecologista en un comunicado. Del mismo modo, Greenpeace manifestó que el informe, denominado "Inversión de Futuro Un Plan de Inversión Sostenible en el Sector Eléctrico para Salvar el Clima", es "un poderoso argumento económico para que las inversiones mundiales se desplacen de peligrosas opciones como el carbón o la nuclear, hacia energías renovables como la solar, eólica, hidráulica, geotérmica y bioenergía durante los próximos 23 años".

"Mientras Live Earth moviliza a miles de millones de personas para actuar con urgencia contra la amenaza climática, nuestro informe muestra no sólo que las necesidades mundiales de electricidad se pueden satisfacer con energías renovables, sino que al hacerlo nos ahorraremos literalmente billones de euros, nada menos que 166.000 millones de euros al año, para siempre", declaró uno de los responsables de energía de Greenpeace Internacional, Sven Teske.

"Por el contrario, si seguimos como hasta ahora se construirán 10.000 nuevas centrales térmicas que aumentarán las emisiones mundiales de CO2 en un 50 por ciento, y más que duplicarán los costes de combustible. Y no hay manera de poner un precio a los desastrosos resultados que esto tendrá sobre el medio ambiente y la humanidad", dijo Teske.

Del mismo modo, sostienen que la [R]evolución Energética necesita una inversión adicional global de 20 mil millones de euros en centrales limpias y renovables por encima de los gastos actuales. Los ahorros de combustible de este escenario, que supondrían hasta 186 mil millones de euros al año, significan que esa inversión se costea en unas diez veces. Mientras, sólo con trasladar las masivas subvenciones de 230 mil millones euros al año que reciben el carbón y el gas hacia energías renovables limpias y seguras se cubrirían con creces los costes de la [r]evolución energética.

Según EREC, el mercado mundial de aerogeneradores alcanzó un valor de unos 18 mil millones de euros en 2006, y el total de la industria renovable 46 mil millones de euros. En el escenario de [r]evolución energética, el valor de las energías renovables sería de 265 mil millones de euros en 2030.

Así, el director político de EREC, Oliver Schäffer, manifestó que "la industria renovable quiere y puede proporcionar las plantas eléctricas que el mundo necesita, simplemente necesitamos la correcta política energética y climática". "Las decisiones que se tomen en los próximos años seguirán teniendo impacto en 2050. Sólo si se toma una ruta de energía renovable podemos evitar los peores excesos del cambio climático", añadió.

Greenpeace (www.greenpeace.org) es una organización ecologista y pacifista internacional, económica y políticamente independiente, que no acepta donaciones ni presiones de gobiernos, partidos políticos o empresas. Su objetivo es proteger y defender el medio ambiente y la paz, interviniendo en diferentes puntos del planeta donde se cometen atentados contra la naturaleza.

08/07/2007
Fuente: 
Apecyl

Greenpeace pide al Gobierno una 'revolución renovable' ante reunión del IPCC

Greenpeace ha pedido al Gobierno una 'revolución renovable' para hacer frente al calentamiento global, coincidiendo con el comienzo de la reunión del Grupo Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC) en Bangkok, en la que se debatirá un informe sobre la mitigación de este fenómeno.

La responsable de cambio climático y energía de Greenpeace, Raquel Montón, exigió esa 'revolución' como respuesta a las 'catastróficas' amenazas anunciadas reiteradamente por el IPCC.

'El Gobierno tiene que actuar urgentemente contra el cambio climático' porque 'ya no hay excusas para no poner en marcha la revolución renovable que la sociedad necesita', subrayó Raquel Montón en un comunicado remitido hoy a la prensa.

La reunión del Grupo Intergubernamental se celebra en Bangkok desde hoy y hasta el próximo viernes con el fin de consensuar un documento sobre cómo mitigar el cambio climático.

El documento que se debatirá en la presente reunión es el tercero que emite el IPCC, después de un informe sobre bases científicas del cambio climático y un estudio sobre el impacto de este fenómeno global.

El IPCC se reunirá de nuevo el próximo mes de noviembre en Valencia donde, basándose en los tres estudios anteriores, buscará aprobar el Cuarto Informe del IPCC, después de los emitidos por este grupo de trabajo en 1990, 1995 y 2001.

30/04/2007
Fuente: 
Apecyl

Greenpeace demuestra que es viable una solución 100% renovable para el cambio climático

Greenpeace ha presentado el esperado informe "Renovables 100%. Un sistema eléctrico renovable para la España peninsular y su viabilidad económica", que demuestra que es viable plantearse un sistema de generación basado al 100% en energías renovables, tanto para cubrir la demanda eléctrica como la demanda de energía total, a unos costes totales perfectamente asumibles y muy favorables respecto a los que podemos esperar en 2050 si seguimos con el actual modelo de energías sucias.

Para hacerlo realidad, Greenpeace pide al Gobierno español que establezca objetivos de obligatorio cumplimiento de planificación energética de medio y largo plazo, principalmente que la contribución de las energías renovables a la generación de electricidad alcance un 50% en 2020 y un 100% en 2050. Los ecologistas quieren que estos objetivos se reflejen en la planificación que el Gobierno está preparando, por primera vez, para el horizonte 2030.

"El Gobierno tiene que tomarse en serio la alarma del cambio climático. Estamos demostrando que la solución renovable es factible, así que ya no hay excusas para no poner en marcha la revolución renovable que la sociedad está esperando", ha declarado José Luis García Ortega, responsable de la campaña de energía de Greenpeace.

11/04/2007
Fuente: 
Apecyl

Páginas