Castilla y León

Castilla y León cumple con el protocolo de Kioto cuatro años antes

Castilla y León ya ha cumplido el objetivo marcado por el protocolo de Kioto de reducir el 10% de la emisión de gases de efecto invernadero en el sector difuso

Castilla y León ya ha cumplido el objetivo marcado por el protocolo de Kioto de reducir el 10% de la emisión de gases de efecto invernadero en el sector difuso para la etapa comprendida entre 2013 y 2020. La reducción en este sector, que comprende las emisiones de viviendas, agricultura o transporte, es fruto de las acciones tomadas por la Junta mediante la Estrategia Regional de Cambio Climático.
Además, el gran aliado del decrecimiento ha sido la grave crisis que azota a la economía global desde 2007, pues la producción de las grandes industrias ha caído y por tanto se han emitido menos gases de efecto invernadero. Andrés Herguedas, jefe de sección del Servicio de Control Ambiental y Cambio Climático de la Consejería de Fomento y Medio Ambiente, declara que «el compromiso de Castilla y León con el sector difuso es que las emisiones en el 2020 sean el 10% de las de 2005, y actualmente ya las hemos bajado del 12%». Un indicio del buen trabajo de la Junta ya que la región es exportadora de energía, lo que produce que las centrales térmicas emitan gases de efecto invernadero para satisfacer al resto de comunidades autónomas. «Las emisiones son nuestras porque se producen en nuestras centrales térmicas, pero no gastamos toda la electricidad que emitimos. Castilla y León produce más emisiones de las que realmente gasta», confesó Herguedas. Una vez cumplida la reducción establecida, desde la Comunidad se pretende «seguir disminuyendo para contribuir a la media nacional».
Las estrategias necesitan reordenarse debido a las diferentes situaciones económicas de cada etapa y al resultado de las medidas llevadas a cabo en cada momento, por lo que las acciones que podían realizarse antes de la crisis, ahora son imposibles. Los datos de la región mejoran a los del global de España, pues desde 1990 –año base fijado en el protocolo de Kioto– hasta 2006, la nación aumentó el 49% de las emisiones frente al 23% de Castilla y León. Las principales medidas para controlar los gases de efecto invernadero en el sector difuso tienen que ver con el ámbito forestal debido a la importancia de los árboles en la absorción del dióxido de carbono.

Reforestación

Las labores de reforestación acompañan al fomento del uso de biomasa y al desarrollo de la eficiencia energética. Además, ha sido importante la sustitución de calderas y la recubierta de fachadas o ventanas. Respecto al transporte, las medidas principales de la Junta son el transporte a la demanda en zonas más alejadas de la capital y poco pobladas, la circulación de camiones únicamente por vías interurbanas o la concienciación para disminuir el uso del vehículo particular, fomentando el transporte público y creando otras variantes como los carriles bici.
A parte del sector difuso, las políticas en disminución de gases de efectos invernaderos se marcan el objetivo de reducir el 21% de las emisiones del sector del comercio. Este sector, que engloba a las grandes fábricas, cuenta en Castilla y León con 52 entidades. De su evolución depende la situación de la región pues, según Herguedas, «la producción de electricidad en las centrales de carbón supone el peso total».

02/11/2016
Fuente: 
El Norte de Castilla

El 70% de la producción eléctrica en Castilla y León es renovable

El director general de Energía y Minas y del Ente Regional de la Energía, Ricardo González Mantero, ha destacado el importante papel de las energías renovables en Castilla y León, donde el 70% de la producción bruta de energía eléctrica proviene de estas fuentes, frente 38,38% del conjunto nacional.

Así lo ha puesto de manifiesto González Mantero durante la clausura del V Campus de la Energía Eléctrica de Castilla y León, que ha concluido en León con un reconocimiento a José Ramón Perán, premio Castilla y León de Investigación Científica y Técnica en 2009, por su contribución a la mejora del sector gracias a su labor de investigación con las empresas dedicadas a esta actividad.

Respecto al contexto mundial, González Mantero se ha referido a la ralentización en el desarrollo las nuevas tecnologías energéticas más eficientes, como el hidrógeno, que ha achacado al impacto de la bajada del precio del barril de petróleo, si bien ha confiado en que esta circunstancia sea coyuntural.

El delegado regional de REE ha detallado en su ponencia la misión empresarial que lleva a cabo esta compañía como responsable del funcionamiento global del sistema eléctrico español, transportando la energía eléctrica desde los centros de producción hasta los puntos de consumo y operando el sistema eléctrico nacional con la garantía de mantener un constante equilibrio entre la generación y el consumo.

El cierre de la quinta edición de este campus ha servido para rendir tributo a Perán, doctor en Ciencias Físicas e Ingeniería Industrial en las especialidades Eléctrica y Mecánica por las Universidades Complutense y Politécnica de Madrid, respectivamente.

La organización del Campus ha querido reconocer así la aportación de este investigador de origen granadino a los avances en el campo energético gracias a su cooperación habitual con las empresas punteras nacionales e internacionales de las ramas eléctrica y térmica.

Perán fue fundador del Instituto de las Tecnologías Avanzadas de la Producción de la Universidad de Valladolid y del Centro Tecnológico Cartif (Centro de Automatización Robótica de las Tecnologías de la Información y de la Fabricación).

Ha desarrollado proyectos de investigación por valor 108 millones de euros, ha publicado más de 200 libros y es autor de numerosos artículos científicos,

También ha obtenido nueve patentes y modelos de utilidad, además de ser acreedor de diversos premios.

25/07/2016
Fuente: 
El Periódico de la Energía

Castilla y León vendió fuera de sus fronteras 16.633 Gwh en 2015, gracias a la eólica

Castilla y León volvió a ser la comunidad autónoma española que más energía eléctrica vendió fuera de sus fronteras, un total de 16.633 Gwh. Según los datos del Informe del Sistema Eléctrico español del 2015 que acaba de editar REE, Castilla y León produjo el pasado año un total de 31.239 Gwh, con un consumo interno de 13.752 Gwh. 

Sólo Extremadura con unas ventas de 16.250 Gwh, se le acerca en España. El consumo regional creció por debajo de la media nacional el pasado año, un 1,4% frente al 1,9% español.

La energía eólica fue la gran protagonista en la generación eléctrica de Castilla y León al sumar 11.080 Gwh, seguido de los 9.310 Gwh del carbón, los 7.952 Gwh de la energía de origen hidróeléctrica y los 1.800 Gwh de la cogeneración.

A nivel nacional, las energías renovables han mantenido un papel destacado en la producción global de energía del sistema eléctrico peninsular, ya que han sido el 36,9% del total. Este 2015, un año con menos viento y menos lluvia, la contribución de la eólica fue del 19%, mientras que la hidráulica redujo su peso hasta el 11% del total. El carbón y los ciclos combinados han aumentado su producción con respecto al 2014 y han significado el 20,3% y el 10,1% de la producción peninsular de energía eléctrica. Por su parte, la nuclear se mantiene, con el 21,8% del total, como la primera fuente de generación eléctrica en la Península.

A día 31 de diciembre del 2015, el sistema eléctrico español cuenta con una potencia instalada de 106.247 MW, un 0,5% superior a la del 2014.

08/07/2016
Fuente: 
Energía de Castilla y León

La Junta autoriza a cuatro empresas para construir seis parques eólicos en Valladolid

Las compañías proyectan instalar 108 aerogeneradores en siete pueblos de la provincia y pugnarán por obtener la posibilidad de generar energía en una subasta del Gobierno.

El Gobierno ha dado luz verde a un real decreto que contempla una subasta para 500 megavatios (MW) de potencia eólica y 200 MW de biomasa, que tendrá lugar el próximo 14 de enero y donde empresas del sector pujarán para generar energía a la baja y quedarse con la posibilidad de levantar nuevos parques eólicos. En el caso de Valladolid, cuatro empresas ya han conseguido la autorización administrativa por parte de la Junta de Castilla y León para levantar seis parques eólicos en siete pueblos de la provincia. En concreto, estas cuatro compañías relacionadas con las energías renovables proyectan levantar 108 aerogeneradores en los pueblos de Velilla, Villalba de los Alcores, Quintanilla de Trigueros, Villán de Tordesillas, Robladillo, Montealegre de Campos y Trigueros del Valle.

Es un paso hacia delante en el resurgir de la energía eólica en la provincia. Al menos, así lo pone de manifiesto el secretario general de la Asociación de Promotores de Energía Eólica de Castilla y León (Apecyl), Eugenio García Tejerina, quien sostiene que 2016 será el año del renacimiento de los parques eólicos.

El Ejecutivo de Mariano Rajoy aprobó la planificación energética para el periodo 2015-2020, un documento que prevé un incremento medio anual del consumo final de energía del 0,9%. Este hecho permitirá que en todos estos años se construyan aerogeneradores para generar 8.500 megavatios de energía eólica.

Esta medida supondrá que la provincia vallisoletana podrá aumentar la producción de energía generada por el viendo en 516 megavatios hasta el año 2020. Los nuevos parques eólicos deberán construirse cerca de La Mudarra y Tordesillas ya que la energía será vertida en la estación eléctrica de estas dos localidades.

Actualmente, en la provincia existen siete parques eólicos con un total de 157 aerogeneradores que son capaces de producir 257,88 megavatios, una cifra que podría verse incrementada notablemente.

El secretario general de Apecyl se mostró “satisfecho” por el repunte que vive la energía eólica tanto en Valladolid como en el resto de provincias de Castilla y León. Sin embargo, lamenta que la política fiscal determinada por la Junta de Castilla y León limite en gran medida las posibilidades de las empresas que quieren construir sus parques en la Comunidad. En este sentido afirma que “la ecotasa hace que la producción de energía sea más costosa y pone en desventaja a las empresas de aquí frente a otras regiones”.

No obstante, la previsión del Gobierno hasta el año 2020 recoge que Castilla y León debe tener parques para generar 29.500 megavatios, lo que representará que el 25% de toda la energía eólica que se genera en España procederá de Castilla y León. 

04/01/2016
Fuente: 
El Día de Valladolid

“La eólica regional cubre el 95% de la demanda eléctrica de Castilla y León”

Entrevista con Luis Polo, Director General de Asociación Empresarial Eólica (AEE).

El 2014 fue un año muy negativo en cuanto a nuevos proyectos e inversiones para la eólica en España ¿Cómo se está comportando el 2015?

En el primer semestre de 2015 no se instaló ningún MW en el sector eólico debido a la Reforma Energética y no se esperan grandes novedades de aquí a final de año. Sin embargo, en los últimos meses se están dando pasos. La Planificación Energética hasta 2020 contempla la necesidad de 6.400 MW eólicos para cumplir con los objetivos europeos. Se ha desbloqueado la instalación de 450 MW eólicos en Canarias para reducir los extracostes de la generación convencional. Se ha aprobado la convocatoria de la primera subasta de 500 MW eólicos. Y el Plan de Relanzamiento de la Industria Eólica (PRIE) sitúa a nuestra industria en el lugar que le corresponde, como un sector industrial estratégico para este país.

¿Qué importancia tiene para sector eólico español desde el punto de vista de la producción y empresarial la región de Castilla y León?

Castilla y León es la comunidad autónoma que tiene mayor potencia eólica instalada en España: 5.560,01 MW de los 22.986 MW que hay en total en España, es decir un 24,2%. La región castellano-leonesa cuenta con 241 parques eólicos. Además, Castilla y León ha vuelto a ser la comunidad autónoma más eólica, con un total de 12.200 GWh de electricidad generada gracias al viento en 2014, lo que supone una cobertura de la demanda eléctrica de la comunidad del 95% y representa casi un 24% del total nacional, según datos de REE. En cuanto a la importancia industrial, esta región tiene 23 fábricas y centros industriales.

Actualmente ¿de qué factores depende más que vuelvan a instalarse megawatios eólicos con normalidad en España?, ¿factor político, regulatorio, financiero…?

Todos ellos están ligados, pero el regulatorio es clave. En España, lo primero es recuperar la confianza de los inversores, lo que pasa inexorablemente por modificar algunos aspectos de la Reforma Energética, como la posibilidad de modificar las condiciones económicas y, con ellas, la rentabilidad razonable, cada seis años.

La paralización de la inversión en nuevos parques eólicos ha puesto en riesgo la desindustrialización del sector. Para comunidades como Castilla y León ha sido y es muy negativo este proceso ¿Es consciente el Gobierno de lo que supone para el empleo?

Suponemos que sí, ya que desde 2008 se ha destruido la mitad del empleo eólico de España (hemos pasado de 40.000 a 20.000 empleos). La semana pasada el Gobierno y el sector eólico presentaron el Plan de Relanzamiento de la Industria Eólica (PRIE) por el cual el Gobierno pondrá en marcha una serie de medidas para potenciar la industria eólica española. Una de las consecuencias económicas del PRIE para el sector eólico será la creación de 3.500 nuevos puestos de trabajo industriales. Se creará empleo siempre que aumente la carga de trabajo y el PRIE trata precisamente sobre eso.

Un buen número de parques eólicos en España tiene ya casi diez años o más. En la disyuntiva de alargamiento de su vida o la repotenciación ¿Qué pesa más para las empresas?

Ambas opciones son perfectamente válidas y compatibles. Ahora bien, en España las repotenciaciones no despegarán hasta que no se simplifiquen las condiciones administrativas. A día de hoy, el ahorro que supone repotenciar frente a instalar un parque nuevo es insignificante.

29/10/2015
Fuente: 
Energía de Castilla y León

La eólica cubre todo el consumo eléctrico de Castilla y León

La región utiliza menos de la mitad de la electricidad que obtiene y exporta a otros territorios el 59% de su generación

El mercado eléctrico de Castilla y León ha experimentado grandes cambios durante los últimos tiempos, con un aumento de la producción superior al 17% en los últimos cinco años y una caída del consumo del 11%, consecuencia de la crisis económica y empresarial, y la consolidación de la energía eólica como sustituta de la hidráulica y del carbón como primera fuentes energética regional. Según los datos de los anuarios de Red Eléctrica Española (REE), la demanda de energía eléctrica en la región ha pasado de los 14.598 gigavatios hora (Gwh) del año 2010 a los 12.923 Gwh del pasado año, último con datos oficiales cerrados. Mientras, en este mismo periodo, la producción eléctrica regional ha aumentado el 17%, al pasar de los 28.145 Gwh del año 2010 a los más de 33.912 del año 2014. Como consecuencia de estos resultados, la comunidad ha acrecentado en este periodo su perfil exportador hasta el extremo de que en la actualidad vende a otras comunidades autónomas más de la mitad de la energía que produce. El pasado año envió 19.883 Gwh a otras regiones, lo que supone el 59% de toda su generación eléctrica, cuando cinco años atrás sus ventas fuera de la comunidad apenas alcanzaban los 13.000 Gwh. Madrid, Castilla-La Mancha, Extremadura y Aragón son las principales regiones destinatarias de la electricidad regional.

A la cabeza

La energía eólica generada en Castilla y León (12.274 Gwh) logró el pasado año abastecer prácticamente todo el consumo eléctrico regional. La comunidad es la principal productora eólica de todo el país, con el 24% del total, y también figura en primer lugar en generación eléctrica hidráulica, con una participación de algo más del 28% el pasado año. Actualmente, el 70% de la producción eléctrica que genera Castilla y León es obtenida de fuentes renovables, es decir de centrales hidroeléctricas, fotovoltaicas, solares térmicas y de biomasa y de parques eólicos. Una proporción que solo es superada por La Rioja y Navarra, si bien estas dos comunidades tienen una producción eléctrica que es veintitrés veces inferior en el caso de la primera y más de siete veces la segunda. El 30% restante de la producción regional proviene de las centrales térmicas que utilizan carbón, de las plantas de fuel, gas o de ciclo combinado y de la cogeneración.

Térmicas

El carbón, principal fuente energética regional durante decenios, ha dejado paso al empuje de las energías del régimen especial, sobre todo de la eólica. Según los datos de los anuarios de REE, en el año 2000, el carbón producía más de 17.200 Gwh de electricidad en la comunidad y era de largo la principal fuente energética, por delante de la hidráulica y la nuclear. A partir de mediados, de ese año, sin embargo, su participación en el mix energético regional comienza a decaer y en 2009 su generación eléctrica apenas alcanzaba los 5.000 Gwh. El pasado año cerró con una producción de 8.645 gigavatios, que todavía representa el 25% de la generación eléctrica de la comunidad, pero muy alejada de la producción de origen hidráulico y eólico, que ocupan los primeros lugares en la comunidad. La central de Compostilla, en León, con 4.537 gigavatios generados el pasado año, es la principal productora de electricidad de la región a partir del carbón. Las plantas de la Robla y Anllares, también en León, y la palentina de Guardo completan el sector térmico en la comunidad, con producciones que entre las tres no llegan a la mitad de total regional.

Durante estos mismos años se ha registrado, de forma paralela, un ascenso vertiginoso de las energías renovables de régimen especial. En el año 2000 este tipo de energía, especialmente la eólica, con la contribución de la solar fotovoltaica y la biomasa, generaba apenas 1.923 Gwh de producción y era la última fuente energética regional.

Cinco años más tarde, la continua apertura de parques eólicos sitúo la producción de las renovables en los 5.705 Gwh, por encima ya de la de origen hidráulico y nuclear, aunque a mucha distancia ese año del carbón, que por entonces producía 3,5 veces más. La entrada en producción de nuevas instalaciones eólicos, parques fotovoltaicos y plantas de biomasa permitió que en el año 2010 las renovables alcanzaran ya la cifra de 12.809 Gwh. El pasado año su producción se situó en 13.862 gigavatios, con una participación del 41% en la generación eléctrica de Castilla y León.

La energía de origen hidráulico también ha sido fundamental durante estos años para el mix energético regional, aunque su producción experimenta grandes oscilaciones según el año pluviométrico. En el año 2000 representaba más de 7.200 Gwh, para bajar hasta los 4.000 Gwh en el año 2005 y subir por encima de los 11.500 Gwh en el año 2010, gracias al excelente año de lluvias. El pasado año la generación eléctrica de origen hidráulico se situó en 10.233 gigavatios, tras crecer más del 28,6% respecto al anterior, porque fue un año especialmente húmedo, y actualmente representa el 31% del mix energético de la comunidad.

Crecimiento del 10%

Con una producción total de 33.912 Gwh el pasado año, que supone un aumento del 10% respecto al año anterior, frente a una caída del 2,6% en el conjunto de España, Castilla y León genera el 13% de la energía eléctrica peninsular y eso a pesar del parón de la actividad, desde diciembre de 2012, en la central nuclear de Garoña, que en los años anteriores aportaba en torno a 4.000 gigavatios a la producción energética regional. La comunidad ocupa el segundo lugar de España en generación eléctrica, solo superada por Cataluña que el pasado año produjo 41.626 Gwh por la importancia que en esta región tiene la energía nuclear con las plantas Asco I, Asco II y Vandelllós que le aportan más de la mitad de su producción. Por detrás de Castilla y León se sitúan Andalucía y Galicia, con 31.996 y 31.287 gigavatios, y ya a mayor distancia, Castilla-La Mancha y Extremadura con una producción el pasado año de 22.528 y 21.522 Gwh, respectivamente.

El consumo se estabiliza

La demanda de energía eléctrica, muy ligada a la actividad económica y empresarial, prolongó en 2014 la trayectoria descendente de los últimos años, aunque la caída fue mucho menor que en ejercicios anteriores. El consumo se situó en Castilla y León en 12.923 gigavatios hora, que suponen el 5% de toda la demanda nacional y un descenso del 1,2% respecto al año anterior. Corregidos los efectos del calendario laboral y de la temperatura, la demanda eléctrica atribuible principalmente a la actividad económica registró un leve retroceso del 0,1%, frente al descenso del 2,6 % experimentado en 2013 y de más del 11% acumulado en los últimos cinco años.

02/09/2015
Fuente: 
El Norte de Castilla

Castilla y León es la comunidad que cuenta con más parques eólicos instalados

De los 22.986 MW que se generan en España, 5.560 corresponden a la región.

Castilla y León con 241, Galicia (161) y Andalucía (153) son las tres comunidades autónomas con mayor número de parques eólicos instalados en España, según un informe sobre potencia, generación y precios publicado por la Asociación Empresarial Eólica (AEE).

Estas regiones, junto con Castilla La-Mancha, que cuenta con otros 139 parques, lideran la producción ya que entre las cuatro generan el 69,75% de la energía eólica española.

De los 22.986 MW instalados en España, 5.560 corresponden a Castilla y Léon; 3.806 a Castilla-La Mancha; 3.337 a Andalucía y 3.328 a Galicia.

Ésta última es la única de ellas que ha visto incrementada su potencia a lo largo de 2014, en 14,18 MW, el 51,60% del porcentaje total instalado el año pasado respecto a 2013. Canarias con 11,5 MW (41,85%) y Cataluña con 1,8 MW (6,55%) completan este aumento.

Según el documento, solo ha habido 27,48 MW nuevos respecto a 2013, este incremento constituye el “menor crecimiento en veinte años” en España, por lo que se puede calificar de “insignificante”.

El número total de aerogeneradores instalados es de 20.266, pero en 2014 solo fueron colocados 13, frente a los 83 de 2013, los 576 de 2012, los 581 de 2011, los 827 de 2010 y los 1.332 de 2009.

Pese a los datos de 2014, este tipo de energía renovable se situó, después de la nuclear, como la segunda tecnología del sistema eléctrico en el año por generación,  y en el mercado internacional, España es el segundo país europeo y el cuarto del mundo por potencia instalada y generación.

En cuanto a promotores energéticos, durante 2014 Iberdrola lideró la clasificación con un 23,98% de la cuota de mercado, seguido por Acciona Energía (18,57%), EDPR (9,13%), Enel Green Power España (6,50%) y Gas Natural Fenosa Renovables (4,27%).

El informe insiste en que 2014 “pasará a la historia como el peor del sector eólico español”, y afirma que la culpa es de la Reforma Energética puesta en marcha por el Gobierno debido a la “inseguridad jurídica que generó la modificación retroactiva del marco normativo” así como a la “adopción de un nuevo sistema retributivo que permite modificar las condiciones económicas cada seis años sin que se conozca la metodología” a utilizar para ello.

25/08/2015
Fuente: 
Heraldo de Soria

Iberdrola incrementa un 5,1% la producción de energía de sus parques eólicos en los primeros nueve meses del año en Castilla y León

El 55% de la producción global de la compañía ha estado libre de emisiones, porcentaje que se ha elevado al 90% en el caso de España.

Iberdrola ha aumentado un 5,1% la generación de energía eléctrica en sus parques eólicos en Castilla y León en los nueve primeros meses del año en relación al mismo periodo de 2012. En concreto, la empresa ha registrado hasta el mes de septiembre una producción de 2.168,04 GWh (gigavatios hora), frente a los 2.063,77 GWh registrados en el mismo periodo del año anterior.

Iberdrola es la compañía líder en el sector renovable en Castilla y León, con un potencia de más de 1.500 MW, de los que 1.452 MW están instalados en 50 parques eólicos -17 parques eólicos en Burgos; 4 en León; 6 en Palencia; 16 en Soria; 2 en Valladolid; 4 en Zamora y uno en Salamanca- y otros 76 MW, en 31 centrales minihidráulicas.

La compañía ha invertido más de 1.600 millones de euros en la Comunidad entre los años 2002 y 2012, lo que muestra su compromiso con la Región y su decisivo papel para que hoy se haya convertido en el principal referente en el desarrollo de las energías limpias y uno de los motores de la economía regional.

En 2001, Iberdrola solo tenía 50 empleados destinados a las renovables, ahora tiene a más de 2.000 personas por todo el mundo. En Castilla y León, esta área cuenta con una plantilla propia de 108 personas aunque genera un gran número de empleos indirectos no sólo en la construcción y puesta en marcha de sus instalaciones renovables sino también en la fase de explotación de las mismas, que rondan las 14 personas por cada 100 megavatios (MW) instalados.

Una de las señas de identidad de Iberdrola es la búsqueda de empleados que sean del mismo lugar en donde se desarrolla el negocio. Cabe destacar que más del 90% de los operadores de los parques eólicos y de los puestos indirectos creados durante la explotación de los mismos proceden de los municipios en donde se ha desarrollado la instalación y casi la mitad de los puestos de trabajo generados en España han sido creados en zonas rurales, las más perjudicadas por la crisis actual. Asimismo, este tipo de puestos de trabajo requieren de una formación continua debido a la alta tecnología con la que se operan los parques eólicos, generando de este modo unos puestos de trabajo de calidad.

Iberdrola es la empresa líder mundial en el sector de las energías renovables, tanto por potencia -con más de 14.000 MW renovables de capacidad al cierre del tercer trimestre de 2013- como por producción eléctrica -con 24.805 gigavatios hora generados con estas tecnologías durante los nueve primeros meses del año en curso-.

En cuanto a las emisiones de CO2, han disminuido tanto las del Grupo Iberdrola --de 266 gr./kWh a 232-- como las de España --137 a 72--. El 55% de la producción global de la compañía ha estado libre de emisiones, porcentaje que se ha elevado al 90% en el caso de España. En términos de capacidad, dichos porcentajes ascienden al 61% y al 72%, respectivamente.

10/10/2013
Fuente: 
Apecyl