Burgos

El aerogenerador terrestre más potente de España estará en Herrera (Burgos)

El aerogenerador terrestre más potente de España estará en Herrera (Burgos)

La compañía energética Iberdrola va a construir su próximo parque eólico en la provincia burgalesa, concretamente en el Complejo Herrera, con el aerogenerador terrestre más potente de España, tras la adjudicación a Siemens Gamesa de los primeros aerogeneradores SG 4.5-145, de 4,5 MW de potencia unitaria.

Los aerogeneradores SG 4.5-145, de 4,5 MW son casi siete veces superiores a la de los primeros aerogeneradores instalados en España hace más de dos décadas.

El Complejo Herrera, que se levantará en la provincia de Burgos, está integrado por tres parques eólicos -La Huesa, Valdesantos y Orbaneja- y contará con 63 megavatios (MW) de capacidad instalada, distribuida entre un total de 14 aerogeneradores. Las previsiones apuntan a que el proyecto entre en operación este año.

Los parques Orbaneja y La Huesa estarán situados en los municipios de Isar, Las Quintanillas, Rabé de las Calzadas y Estepar: el primero de ellos estará integrado por siete aerogeneradores, hasta un total de 31,5 MW de potencia instalada; mientras que el segundo contará con cuatro turbinas que sumarán 18 MW. Valdesantos se levantará en Estepar y tendrá tres máquinas con una capacidad instalada total de 13,5 MW.

Iberdrola levantará en sus cercanías, además, el parque eólico Fuenteblanca, de 10 MW de potencia instalada, que estará integrado por 3 aerogeneradores SG 3.4-132, hasta completar un complejo eólico de 73 MW.

El aerogenerador SG 4.5-145, con una nueva pala de 71 metros y un diámetro de 145 m. -tres veces mayor que el de los primeros aerogeneradores- duplica por ejemplo la altura de la Catedral de Burgos.

Asimismo, incorpora nueva tecnología, que permite maximizar la producción energética y, con ella, la competitividad de la instalación y es una solución de referencia para emplazamientos de vientos medios.

Con el Complejo eólico Herrera, Iberdrola avanza en su plan de inversión renovable en España, donde la compañía prevé la instalación de 3.000 nuevos MW eólicos y fotovoltaicos. Hasta 2030, las previsiones de la compañía apuntan a la instalación de 10.000 nuevos MW.

Otros proyectos en Castilla y León 

Junto a este Complejo de Herrera, Iberdrola promueve además el complejo eólico Buniel (Burgos), en colaboración con Caja Rural de Soria, y el parque Valdemoro, con un total de 164 MW, que lo convierten en uno de los más grandes de Castilla y León y acaba de poner en operación el complejo eólico BaCa (Ballestas y Casetona), de 69,3 MW.

Además, la compañía ha iniciado los trámites para el desarrollo de sus primeros 350 MW fotovoltaicos en la región, que desarrollará en Ciudad Rodrigo (300 MW) y Villarino (50 MW), en la provincia de Salamanca. Junto a estas iniciativas, Iberdrola ha conseguido el acceso a la red para la instalación de 500 MW más de potencia renovable, que se concretarán en un gran parque eólico, de 300 MW, y una instalación fotovoltaica de 200 MW.

12/02/2020
Fuente: 
Energía de Castilla y León

Más de dos años esperando la construcción de 16 nuevos parques eólicos en Burgos

Las instalaciones (150 aerogeneradores que sumarían una potencia total de 274,8 megavatios) siguen bloqueadas, entre otros motivos, por la supresión de las primas, la incertidumbre ante el cambio de la normativa y los nuevos impuestos estatales y autonómicos.

La provincia de Burgos espera desde hace dos años la construcción de 16 nuevos parques eólicos que ya cuentan con las autorizaciones administrativas pertinentes según los datos, verificados por el gobierno regional, de la Asociación de Promotores de Energía Eólica de Castilla y León (APECYL). La suma de todos los proyectos paralizados contemplan una potencia total de 274,8 megavatios, lo que se traduce en la colocación de alrededor de 150 nuevos aerogeneradores más en la provincia burgalesa.

Esta paralización de las nuevas instalaciones eólicas bloquea un flujo de inversiones directas estimadas por parte de sus promotores de unos 330 millones de euros. Además, a esta cifra cabe añadir los miles de euros en concepto de ocupaciones de terrenos donde se deben concentrar los aerogeneradores, así como el pago del Impuesto de Actividades Económicas (IAE) y el Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI). Todos ellos, ingresos “perdidos” para la provincia de Burgos.

Los motivos que explican esta situación de bloqueo están vinculados a las continuas variaciones normativas que han afectado al sector de las energías renovables y han desencadenado un cambio en los presupuestos que manejaban los promotores de energía eólica en el momento en el que recibieron la autorización administrativa.

Cambio de las reglas de juego
El escenario hoy es muy diferente al de 2011, fecha en la que se concedieron los permisos para la implantación de 15 de los 16 parques ahora paralizados. En ese momento, las políticas de primas para la producción de energía limpia eran mucho más ventajosas para el promotor y aún no estaba en vigor el impuesto estatal del 7% para la generación de energía eléctrica ni la ecotasa regional sobre los parques ubicados en Castilla y León.

APECYL critica abiertamente las constantes variaciones de la legislación en materia energética. “En los últimos dos años llevamos ocho o nueve cambios legales importantes y lo que no se puede pretender es que la gente se plantee una inversión, haga números con unas previsiones y un marco legal y que luego no tenga nada que ver”, señala Eugenio García Tejerina, secretario general de la Asociación. Según los datos facilitados por el propio Ministerio de Industria, en lo que va de año, las partidas destinadas a la promoción de la energía eólica se han reducido entre los 600 y 800 millones de euros, algo que en palabras de José Manuel Soria, titular de la cartera, constituyen una “corrección de las desviaciones por desajustes en entre los costes e ingresos de los sectores eléctrico y gasista”.

APECYL estima que la recuperación de estas inversiones, que rondan los 330 millones de euros, puede tardar alrededor de diez años, algo que no se puede hacer sin una regulación clara. “Es triste decirlo, pero ahora mismo hay una incertidumbre total”, señala García Tejerina.

La paralización de estos proyectos supone un freno en la estrategia regional y nacional de apuesta por las energías renovables, y sus consecuencias van más allá del puro ámbito energético. El bloque de los nuevos parques eólicos tiene una repercusión directa, en sentido negativo, sobre el desarrollo y el empleo de los lugares en los que éstos son implantados, algo especialmente dañino teniendo en cuenta las actuales circunstancias económicas.

Radiografía económica de la energía eólica en Burgos
Según datos de 2011, en Burgos existen alrededor de 1.200 aerogeneradores en funcionamiento repartidos por toda la provincia. Estos parques eólicos permiten a los propietarios de los terrenos en los que se encuentran instalados los aparatos, ya sean particulares o corporaciones locales, obtener unos 5,5 millones de euros al año por la ocupación de la tierra. La cifra se incrementa hasta los 8 millones si tenemos en cuenta los ingresos de la Administración por el pago del IAE (cerca del millón de euros) y el IBI (que se acerca a 1,5 millones).

02/05/2013
Fuente: 
Apecyl

Más del 42% de la electricidad que se genera en Burgos procede de la eólica

Burgos es la segunda provincia de Castilla y León con mayor producción eléctrica gracias al aporte de la tecnología eólica, que en 2012 generó más de 3,6 millones de megavatios hora, según datos facilitados por el Ente Regional de la Energía (EREN).

Más del 42% de toda la energía eléctrica producida en la provincia burgalesa proviene de los molinos de viento con más de 3,6 millones de megavatios por hora (MWh) contabilizados en 2012. En cambio, la energía proveniente de la planta nuclear de Garoña, fue de 3,8 millones de megavatios por hora, lo que indica que la eólica no tardará mucho en adelantarla en producción. La combinación de ambas supone la práctica totalidad de la producción energética de Burgos, que junto a la térmica, 1 millón de megavatios por hora, dejan en un segundo plano a las residuales como la solar (40.000 MWh) y la hidráulica (61.000 MWh) según datos provisionales facilitados por el EREN .

Los incrementos de la producción en Santa María de Garoña (3,4%) y los molinos de viento (14%) -a falta de incrementar esos números con la recopilación de más datos- permitieron que la generación de electricidad se situara en 8,6 millones de megavatios en 2012, un 8,5% más que el año anterior y supuso el 26% de toda la producción regional (33 millones de MWh). Estas cifras demuestran que Burgos es una potencia energética, no sólo por la central de Garoña sino también por los aerogeneradores. Una provincia que se sitúa en la segunda plaza de generación eléctrica regional, sólo superada por León que cuenta con tres centrales térmicas de carbón.

La empresa Nuclenor tiene la intención de cerrar la actividad de la planta nuclear de Santa María de Garoña. Su cierre definitivo encontraría un colchón con los 1.300 molinos de viento que están diseminados por la geografía burgalesa en medio centenar de parques. Su producción bruta en Burgos se ha triplicado desde 2006, cuando entonces se registraron 1,2 millones de MWh. El papel de la energía eólica en Castilla y León está más que demostrado, sobre todo por la producción de Burgos (3,6 millones de MWh) y Soria (2,5 millones). De ahí que sea la Región donde se encuentra el 25% de la potencia instalada de toda la Península Ibérica y que produjo más del 23% de la generación total.

Las renovables en España ya no suponen un complemento para la producción energética del país, sino que son la base. La eólica (que cubre el 18% del total de la demanda), la hidráulica y la solar produjeron en 2012 el 32% del total, mientras que las energías menos limpias como la nuclear se están quedando atrás con un 22% de producción eléctrica, el carbón (20%) y los ciclos combinaos (14%). A pesar del panorama económico actual, la producción energética limpia, está viendo en los últimos años como proliferan sus tecnologías en comparación a las que vienen siendo desde hace décadas el modelo que resultaba más eficaz.
Pese a ello, la región cerrará 2012, con una producción bruta de energía eléctrica superior al año precedente. De momento, suma 33 millones de megavatios hora frente a los 33,7 millones de MWh de 2011. Las únicas cifras cerradas del año pasado corresponden a Red Eléctrica Española (REE), que señalan que Castilla y León generó el 13% de la energía eléctrica peninsular y que consumió el 5,6%. Un consumo que descendió un 1,8% en la región.

03/04/2013
Fuente: 
Apecyl

Empresas burgalesas proyectan invertir 80 millones en dos parques eólicos al norte del país

Las compañías burgalesas Empresa de Energía Eólica y Renovables y Parques del Duero están a la espera de que el Gobierno central se pronuncie sobre los proyectos presentados hace dos años para construir dos parques eólicos en los límites entre Cantabria y Vizcaya. Las instalaciones, que contemplan un total de 50 aerogeneradores, llevan aparejada una inversión global de 80 millones de euros. Si salen adelante, sus promotores esperan que las obras comiencen en 2014 o 2015 con un plazo de ejecución estimado de seis meses.

Se trata de infraestructuras de tamaño medio, según explica Jesús Alonso, de Energía Eólica y Renovables, al referirse a la potencia y al número de molinos previstos; 21 en el caso del parque localizado en el alto de Maya, con 42 megavatios de potencia máxima a la hora, y 19 en el de Peña Amarilla, con 38 megavatios. “Es lo máximo a lo que se puede aspirar en estas zonas de actuación”, asegura. Así, el primero está proyectado entre la localidad vizcaína de Sopuerta y la cántabra de Castro Urdiales, mientras que el segundo afecta a los municipios de Guriezo (Cantabria) y Trucios (Vizcaya).

A estos dos proyectos se une el de un tercero más pequeño (12 megavatios y 6 molinos) que se planteó inicialmente en el pico Hormaza (localidades de Carranza y Villaverde), pero que sus promotores lo han desestimado al haberse incluido con posterioridad en la Red Natura.

16/12/2011
Fuente: 
Apecyl

EDP-HC inaugura en Burgos cuatro parques eólicos con una inversión de 76 millones

Iberdrola calcula que a final de año logrará un beneficio de 1.600 millones

Energías de Portugal (EDP), dueña de HC, inaugura hoy en Burgos el complejo eólico «La Brújula», integrado por cuatro parques eólicos con más de 80 aerogeneradores con una potencia instalada de 73,5 megavatios. Neo Energía, sociedad de HC Energía y EDP, ha invertido 76 millones de euros en este proyecto, que le permitirá obtener una producción anual de más de 160 gigavatios/hora de energía eléctrica.

Neo Energía está ultimando también la puesta en marcha de varios parques eólicos en Albacete, que junto a los que hoy inaugura en Burgos añadirán más de 140 megavatios a su parque de generación eléctrica. La sociedad gestiona todo el segmento de renovables del grupo y dispone ya de más de 1.000 megavatios de potencia eólica instalada en España y Portugal. Pero su visión internacional va más allá, y a finales de 2005 Neo Energía compró los derechos para construir tres parques eólicos en la Bretaña francesa.

Al acto que se celebra hoy asistirá el presidente de EDP, António Mexia, la presidenta del consejo de administración de Neo Energía, Ana Maria Fernandes, y su consejero delegado, Dionisio Fernández Auray.

Y mientras EDP-HC inaugura su complejo eólico en Burgos, la batalla en el sector energético continúa. Iberdrola anunció ayer que este miércoles presentará su nuevo plan estratégico (2007-2011), a la vez que adelantó que el que finaliza el próximo trimestre (2002-2006) se ha cumplido con creces y que se alcanzará el beneficio de 1.600 millones de euros previstos.

Iberdrola ha invertido en los últimos cinco años 15.500 millones de euros, frente a los 12.000 inicialmente previstos, lo que ha permitido, según la empresa, que la capitalización bursátil de la compañía casi se haya triplicado.

02/10/2006
Fuente: 
Apecyl